Redacción Canal Abierto | El PDF de Presidencia de la Nación donde se detallan las medidas oficiales anunciadas la semana pasada que prometen «aliviar» los bolsillos argentinos cierra con un ítem curioso por su ambigüedad. “Estamos terminando de diseñar alternativas para aliviar la situación de los que tienen hoy créditos hipotecarios en UVA y percibieron aumentos significativos en las cuotas”, reza. Y no dice más.

En otras palabras, las buenas noticias que esperaban los casi 175.000 hipotecados UVA de todo el país no llegaron, y los rumores sobre las alternativas que analiza el Gobierno generaron más repudio que tranquilidad. “El colectivo nacional Hipotecados UVA Autoconvocados manifiesta su rechazo a los trascendidos de las medidas que el gobierno nacional estaría estudiando como forma de ‘aliviar’ la situación de quienes somos tomadores de créditos hipotecarios en UVAs”, sostuvieron en un comunicado.

«Yo saqué $2.500.000 en octubre de 2017 y al día de hoy ya debo $4.200.000. Cuando en un crédito tradicional al final vos devolvés entre cuatro y cinco veces lo que te prestaron, en un UVA terminás devolviendo entre 300 y 400 veces el capital inicial”, explica Noelia Vaccarini, miembro del colectivo de Hipotecados UVA Autoconvocados de la provincia de Buenos Aires,

La medida que despertó el malestar fue la de un seguro que incrementaría las cuotas un 3% y que el macrismo estaría analizando, cuyo costo sería asumido por los tomadores del crédito para poner un tope al aumento de las cuotas, que en el último año subieron un 54%. Para los deudores se trata de un “parche”. “La indexación de las cuotas y el capital por Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) es el verdadero problema de estos créditos, ya que nuestros ingresos se incrementan muy por debajo de la galopante inflación que venimos padeciendo”, agregaron.


Noelia Vaccarini, miembro del colectivo de Hipotecados UVA Autoconvocados de la provincia de Buenos Aires, explica en diálogo con Canal Abierto: “A nosotros se nos indexa la cuota y el capital. Y sobre ese capital indexado te aplican el interés. Te dieron pesos, pero como se transforman en UVAs y esas UVAs aumentan su valor, te aumenta lo que le debés al banco y eso repercute a su vez en la cuota. Yo saqué $2.500.000 en octubre de 2017 y al día de hoy ya debo $4.200.000. Cuando en un crédito tradicional al final vos devolvés entre cuatro y cinco veces lo que te prestaron, en un UVA terminás devolviendo entre 300 y 400 veces el capital inicial”.

Las UVAs son Unidades de Valor Adquisitivo, unidad de medida creada por el Banco Central para –según afirmaba la propia entidad– fomentar el crédito hipotecario y protegernos “de la inflación”.

Si bien la provincia no puede modificar el sistema de forma integral por tratarse de una ley nacional, el proyecto busca declarar la emergencia de los tomadores de créditos hipotecarios UVA y también de otras modalidades, y otorgarle al Ejecutivo facultades para establecer algunas herramientas de protección.

En territorio bonaerense viven unos 25.000 damnificados de esos créditos, quienes impulsaron un proyecto de rescate a los deudores que ya se encuentra en debate en dos comisiones del Senado provincial. Cambiemos había logrado frenar la iniciativa en diciembre pasado pero este año se volvió a presentar de la mano del senador Federico Susbielles y finalmente será tratada por las comisiones de Legislación y de Presupuesto. Las mismas ya se reunieron con las autoridades del Banco Provincia -que otorgó la mayor parte de los créditos provinciales- y este jueves recibirán a los deudores organizados.

Los créditos UVA y la deuda eterna

Si bien la provincia no puede modificar el sistema de forma integral por tratarse de una ley nacional, el proyecto busca declarar la emergencia de los tomadores de créditos hipotecarios UVA y también de otras modalidades, y otorgarle al Ejecutivo a cargo de María Eugenia Vidal facultades para establecer algunas herramientas de protección.

“El proyecto tiene algunas cláusulas específicas para el Banco Provincia, establece que si hay una modificación superior al 10% anual entre el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) y el CER el banco debería asumir esa diferencia, las suspensiones de las ejecuciones hipotecarias, que a instancias del tomador el banco pueda proponer el paso a un crédito tradicional, entre otras”, detalla Vaccarini.

De ser aprobado, Buenos Aires abriría un camino para otras provincias -como Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán y Salta- donde también hay colectivos organizados peleando por una declaración de emergencia que los proteja contra lo que denominan un “sistema mentiroso y usurero”. A nivel nacional, existe un proyecto de ley unificado en la comisión de Vivienda que Cambiemos demora con vericuetos legislativos.

“Las hipotecas son de primer grado. Cualquier cosa que pase, el banco cobra primero y se ejecutan las propiedades. El banco Santander y el Francés, que están entre los que otorgaron créditos UVA en la Argentina, son los que ejecutaron hipotecas en España, y en el norte del país ya están mandando intimaciones”, aclara Vaccarini.

Por lo pronto, el jueves 25 a las 11 convocan a todas las familias que puedan concurrir a la puerta de la Legislatura provincial donde un grupo será recibido por las comisiones que analizan el proyecto.

promoción

Nuestros temas