Por Redacción La Tinta | La Central Obrera de Bolivia (COB) y la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) se declararon en estado de emergencia y movilización para rechazar “las acciones violentas, racistas y antidemocráticas” que los sectores de derecha comenzaron a generar luego de las elecciones presidenciales del domingo pasado que darían como ganador a Evo Morales Ayma. Las organizaciones convocaron a concentrarse este miércoles al mediodía en la plaza San Francisco, de la ciudad de La Paz.

En un documento difundido, las organizaciones indicaron que la reelección en primera vuelta del mandatario demuestra el apoyo del pueblo boliviano al proceso de cambio. La COB y la Conalcam remarcaron que la victoria electoral “es resultado de la votación de trabajadores del campo y de la ciudad, y de todas las zonas y barrios dispersos de las provincias”.

En una resolución de 11 puntos presentada por el secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Rurales de Bolivia, Freddy Mamani, se denunciaron las “acciones violentas, racistas y antidemocráticas de la alianza Comunidad Ciudadana (CC) y algunos comités cívicos que pretenden desestabilizar el país y desconocer el voto de los campesinos e indígenas”.

La CC llevó como candidato a la presidencia a Carlos Mesa, ex mandatario del país (2003-2005) y representante de los sectores de derecha. Anoche se conoció que según el conteo provisorio de votos, Evo Morales había triunfado en primera vuelta. A partir de ese momento, la oposición boliviana comenzó a denunciar fraude y grupos radicalizados realizaron actos violentos en varios puntos del país.

Imagen: Agencia Boliviana de Información

Para la COB y Conalcam, “la derecha es quien promueve un golpe antidemocrático, quemando oficinas de los Tribunales Electorales Departamentales (TED), casas de campaña del MAS-IPSP, generando falsas noticias en redes sociales”. “Acusamos a Carlos de Mesa de ser el autor intelectual de todos estos conflictos que pretenden generar desestabilidad social”, agregaron.

Ambas entidades convocaron “a las organizaciones sociales, sindicales, campesinas e indígenas a tomar las acciones que correspondan en defensa del proceso de cambio” encabezado por el gobierno de Morales. A su vez, advirtieron sobre “los intereses oligárquicos y privatizadores que se esconden” detrás de las acciones violentas, y que financian a algunos comités cívicos, contratan grupos de choque y convocan a generar violencia y convulsión en el país.

Desde la COB y Conalcam señalaron que la victoria de Evo Morales “se traduce en profundizar las políticas públicas para el pueblo boliviano y las mayorías nacionales, marcando diferencia con países vecinos como Chile, Ecuador o Argentina, que aplicando las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) generaron crisis económica”.

Por su parte, la dirigencia de la Federación de Trabajadores Campesinos “Túpac Katari” y de la Federación de Mujeres Campesinas del Departamento de La Paz “Bartolina Sisa”, repudiaron a Mesa por discriminar a las comunidades rurales que emitieron sus votos. El líder de la Federación Túpac Katari, Manuel Mollericona, anunció que se sumarán a la concentración convocada por la COB y la Conalcam.

A su vez, la ministra boliviana de Salud, Gabriela Montaño, aseguró que Mesa pretende “a través de la violencia lo que no obtuvo en las urnas el domingo. No es correcto que nos confronte a los bolivianos cuando él sabe perfectamente que hay muy pocas posibilidades de que vaya a una segunda vuelta”.

“Lo que debería hacer el señor Carlos Mesa como sucedería en cualquier sociedad democrática y pacífica es esperar los resultados y si hay ese 10 por ciento como lo aseveramos nosotros reconocer el triunfo del primero”, afirmó la ministra boliviana.

En tanto, la titular de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, también apuntó contra el candidato de Comunidad Ciudadana, al que le demandó que si tiene pruebas sobre fraude, las presente en el Tribunal Supremo Electoral (TSE). “Hoy mismo, en Bolivia están los observadores internacionales. Invocamos al señor Carlos Mesa que si tiene alguna denuncia de fraude presente las pruebas que él menciona”, expresó. Salvatierra aseveró que el Movimiento Al Socialismo (MAS) “legítimamente ha ganado las elecciones, ha obtenido una mayoría absoluta en la Cámara de Senadores, en la Cámara de Diputados, ha triunfado electoralmente en seis departamentos”.

En un comunicado, el TSE repudió y condenó los actos de violencia registrados contra varias de sus oficinas departamentales. Además, pidió “a la población boliviana mantener el clima de paz en el que se desarrollaron los comicios del domingo 20 de octubre”.

“La población puede hacer seguimiento en el sitio https://computo.oep.org.bo/, donde además se encuentran las actas electorales que respaldan la transparencia del proceso electoral”, manifestaron desde el TSE.

Desde la Organización de Naciones Unidas (ONU) también se pronunciaron ante la situación que vive Bolivia. El portavoz del Secretario General de la ONU, Stéphane Dujarric, instó a los líderes políticos del país y a sus seguidores a reducir tensiones y evitar actos violentos. El organismo multilateral expresó que se deben “seguir los medios legales para resolver disputas electorales”.

En Bolivia, el conteo de votos se desarrolla de manera pública, bajo una auditoría concurrente y el seguimiento de observadores internacionales, entre ellos de la Organización de Estados Americanos (OEA), institución que respaldó las denuncias de supuesto fraude esgrimidas por la oposición.

El cómputo de votos bajo el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) llegaba hasta el 98 por ciento y mantenía a Evo Morales como el ganador de los comicios en primera vuelta.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas