Redacción Canal Abierto | Este fin de semana se conoció el primer caso de COVID-19 entre el personal de salud del Policlínico del Docente, perteneciente a la Obra Social Para La Actividad Docente (OSPLAD), que tiene más de 1.500 trabajadores en todo el país y atiende a docentes de todas las provincias. En el caso del policlínico, es el principal efector de internación la obra social, y hay una población adulta mayor importante que se atiende allí.

“Previo a la cuarentena, manifestamos que era importante poner el foco en que el Policlínico funcione correctamente, y con sus trabajadores pagos como corresponde, porque necesitamos dar una buena calidad de atención a nuestros pacientes, que los trabajadores estemos cuidados, porque es la única manera de que no se propague la pandemia”, explicó Hebe Nelli, secretaria general adjunta del Sindicato de Trabajadores de Osplad (SitOsplad).

Luego de mucha insistencia, la enfermera contagiada logró ser testeada. Con el resultado ya positivo, recién Osplad dispuso el aislamiento del resto del personal que estuvo en estrecho contacto con la trabajadora.

“La patronal se movió mal con el tema. Ya teníamos casos sospechosos pero no aislaron al personal preventivamente, antes del resultado del testeo. Hacían ir a trabajar al personal que estuvo en contacto estrecho con personas con posible COVID desde que les tomaron el test hasta que estuvo el resultado”, señaló Nelli.

Están aislados dos enfermeros de la unidad coronaria, dos mucamas y dos médicos. Pero en el caso de las mucamas, hasta el momento no se garantizó el testeo. En este sentido, Nelli comentó: “Tememos que en esta perspectiva meritocrática y elitista que maneja Osplad no las estén llamando porque no las consideren necesarias. Esperamos que esto no sea así pero, en lo inmediato, si no las llaman vamos a denunciar esta situación. Son las compañeras que están más angustiadas porque son las que menos se saben manejar ante estas cuestiones. Tienen una gran incertidumbre y la patronal no se comunicó con ellas porque no tienen ningún protocolo para explicarles a los trabajadores cómo aislarse”.

En la Ciudad de Buenos Aires ya hubo numerosos contagios entre el personal de salud. El Sanatorio De la Providencia, en el barrio porteño de Balvanera, que debió cerrar tras comprobarse que 34 profesionales que trabajaban allí habían dado positivo de Covid-19. Tres médicos del Centro de Salud del Norte, de Villa Adelina, y una enfermera, una empleada administrativa, y la jefa de mucamas, también fueron infectadas en los últimos días. El Hospital Manuel Belgrano tiene 15 personas que integran el equipo de salud con coronavirus. El Hospital Italiano de Buenos Aires difundió un comunicado en el cual notificó de 19 casos positivos por COVID-19.

También te puede interesar: Hay casi 500 profesionales de la salud con COVID-19

Al respecto, la secretaria adjunta de SitOsplad dijo: “Esto es un signo de lo que está pasando en salud en general. Los enfermeros y médicos suelen trabajar en dos o tres turnos, justamente por la vacancia y los malos sueldos del sector. Por eso, cuando un trabajador de la salud se enferma, puede contagiar en dos lugares de trabajo. Como en otros casos, lo que visibiliza es lo endeble que es el sistema de salud que no tiene bien pagos a sus trabajadores y en las condiciones necesarias para no estar sobreexplotados”.

Y es que los trabajadores conocen muy bien las malas condiciones laborales. La obra social que tiene como patronal a CTERA, AMET y SAEOEP, continúa con el atraso en el pago salarial, situación que se repite desde que comenzó el año.

“Seguimos trabajando pese a todo esto. La pregunta es ¿hasta cuándo vamos a tener que sostener esta situación? Estamos a 27 de abril y todavía no cobramos los haberes de marzo. Tenemos un límite. No podemos seguir sosteniendo bajo cualquier concepto trabajar gratis y en malas condiciones”, resaltó Nelli.

También te puede interesar: La CTERA no le paga a los trabajadores de su obra social

A esto se suma la falta de Elementos de Protección Personal para los trabajadores. Hasta el momento no pudieron chequear que los camisolines que les proveyó Osplad hayan sido testeados por la ANMAT, que deben ser repelentes a fluidos para poder tratar a los pacientes con COVID-19 positivo.

La desidia se hace sentir también a la hora de realizar el triage, esa primera barrera que el paciente debe atravesar para detectar si sus signos son compatibles con el coronavirus. “En Osplad lo está haciendo la vigilancia. Los vigiladores, trabajadores tercerizados y precarizados, se están haciendo cargo de lo que tiene que hacer un médico o un enfermero”, informó Nelli.

Todas estas irregularidades están siendo denunciadas ante el Estado, la Superintendencia de Trabajo y la Superintendencia de Servicios de Salud. En este sentido, la dirigente de SitOsplad remarcó: “Nosotros estamos haciendo algo que muchos gremios de sanidad no hacen. Hay algunos que bajo el interés de `mejor que no cierre la clínica´ están ocultando información y no exigen las condiciones básicas para poder trabajar en este marco. Esta claramente no es la línea de la CTAA, ni de ATE, ni de Fesprosa ni del SitOsplad, que desde el primer día estamos diciendo cuáles son las falencias porque hay que cuidar a quienes nos cuidan, a quienes están en la primera línea”.

Para el SitOsplad, todas estas faltas no sucederían si hubiera un comité mixto donde el sindicato y la patronal se sentaran a abordar las problemáticas y los protocolos para llevar adelante el trabajo en el marco de esta pandemia.

Finalmente, Nelli comentó: “La jefa de infectología, Carolina Pérez, cuando la hablamos para que se comunique con los compañeros aislados, nos informó que había otros casos de COVID-19 positivos que no nos habían dado a conocer. No entendemos cómo no informan a la parte sindical cuando somos los únicos que garantizamos que se active el protocolo como corresponde”.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas