Canal Abierto Radio | Las redes ardieron durante el fin de semana y las ramas del feminismo, nuevamente se enfrentaron cuando el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, junto a la Secretaría de Economía Social y la UTEP, incluyó a las trabajadoras sexuales en el Registro de Trabajadores de la Economía Popular (Renatep), donde reconocían por primera vez el trabajo sexual.

“Lamentablemente más allá de que es un gobierno progresista, en algunas áreas hay algunas personas muy abolicionistas”, comentó Elena Reynaga, Secretaria Ejecutiva de la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de América Latina y el Caribe y fundadora de AMMAR. La cuarentena agravó las condiciones del sector, que no solo no pueden trabajar sino que tampoco no pueden acceder a políticas públicas. “Están haciéndole daño las miles de compañeras que se habían comenzado a inscribir, y habían empezado a festejar que por fin iba a haber una política pública para nosotras”, agregó.

Asimismo, Reynaga informó: “Sé que las compañeras están con los abogados, esperando la respuesta de hoy. Y nosotras como Red vamos a demandar ante la Comisión Interamericanana de Derechos Humanos por discriminación, porque estoy segura que es por nuestro sector que bajaron el formulario. En algún momento ya lo dije, el abolicionismo argentino y mexicano es el más violento de toda la región”.

En el último Censo en 2011, las trabajadoras sexuales sumaban más de 80.000 personas, pero hoy no hay un registro único. Aparecer en el RENATEP les hubiera permitido dar cuenta de su realidad. Reynaga apuntó a sectores abolicionistas, a la iglesia y en particular a Gustavo Vera, director del Comité Ejecutivo de lucha contra la Trata y Explotación de Personas, quien hizo el pedido formal para que se quite la categoría.

“Hoy no nos sentimos solas, no solo a nivel nacional, porque como verás en las redes sociales hay mucho apoyo, no solamente de otras trabajadoras sexuales, que no están organizadas pero sí también de otras organizaciones sociales, académicas, hay mucha gente apoyando e indignándose por lo que ha pasado y también a nivel internacional, y eso la verdad que los sembramos nosotras”, señaló la dirigenta.

El 2 de junio fue el día de las trabajadoras sexuales y la fecha se conmemoró en todo el mundo. Reynaga celebró el “fruto de 30 años de lucha” que hoy, ante la difícil situación que atraviesan, organizan la asistencia para sus compañeras. “La verdad es que a veces los Estados están ausentes pero nosotras no”, remarcó.

Escuchá la entrevista completa:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas