Redacción Canal Abierto | Estas semanas, los rosarinos convivieron con humo y cenizas en el aire debido a la intensa quema de pastizales en la zona de las islas del Delta del Paraná. Según informan desde la asamblea El Paraná no se toca, desde principio de año se han prendido más de 3.500 focos en la totalidad del Delta.

La abogada e integrante de la organización ambiental, Romina Araguas, dijo en diálogo con Canal Abierto: “En época de invierno siempre hay quema de pastizales por parte de la gente que vive de la ganadería. Cuando está bajo el río, como ahora que tenemos una baja extraordinaria hace seis meses, hace que haya mucho pastizal seco y el fuego se prende mucho más rápido”.

También te puede interesar: Cuando el Paraná se seca

Cuando llegó el humo a la ciudad de Rosario, el intendente realizó una denuncia penal y la situación tomó estado nacional. A raíz de esto el Ministerio de Ambiente de la Nación declaró la emergencia ambiental en la zona, y estará prohibida toda quema en la zona durante los próximos 180 días.

“La ciudad se vio envuelta en humo y a raíz de eso se tomó conciencia de algo que nosotros venimos denunciando hace mucho”, señaló la abogada. Mientras, Entre Ríos deberá aportar los datos catastrales y de titularidad dominial a fin de identificar los propietarios de las zonas afectadas por el fuego en el marco del plan de fiscalización.

El miércoles hubo una movilización en Rosario. Más de 20 organizaciones ambientales se unieron en “Un abrazo al río” para pedir una ley de humedales y la implementación del Plan Integral y Estratégico de Conservación y Aprovechamiento Sustentable del Delta del Paraná (PIECAS-DP).

“El PIECAS se redactó en 2008, precisamente cuando estábamos en una situación similar. En 2015 se desfinanció y nunca se llegó a poner en práctica. También hay leyes de humedales que no se llegaron a aprobar. Ahora con la bajante del río las quemas se hacen más evidentes, peores y el humo nos invade”, destacó Araguas.

Incluso después de haber sido declarada la emergencia ambiental, se produjeron 40 focos ígneos en la zona de islas. El ministro de Medio Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, calificó los hechos como una provocación. También durante este jueves se refirió a la posibilidad de declarar a la zona del Delta como una reserva nacional.

En este sentido, la abogada manifestó: “Nosotros no apoyamos la idea de que sea un parque nacional porque es un área muy grande y hay mucha gente que vive ahí. Concordamos más con que sea una reserva nacional. Pero esta es una discusión más amplia porque hay muchos intereses en el medio, y hay que ver qué dice Entre Ríos también”.

Debido a las lluvias de estos días, la tensión en la población sobre este tema bajó un poco ya que varios focos fueron extinguidos. Sin embargo, las organizaciones ambientales no descansan. “Seguimos atentos, sobre todo a las resoluciones de la Justicia federal que se está haciendo cargo de esto y determinar quiénes son los autores de las quemas”, finalizó Araguas.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas