Canal Abierto Radio | Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci son los miembros de la Sala 2 de Casación que votaron devolver a los tribunales de origen seis expedientes de genocidas investigados y condenados por crímenes de lesa humanidad, para revisar si hay posibilidades de garantizarles una prisión domiciliaria.

Son los que vienen firmando domiciliarias en diferentes casos que se desarrollan en todo el país” aseguró Carlos Loza, sobreviviente de la ESMA e integrante de Encuentro Militante Cachito Fukman. Y denunció que estas maniobras que presentan las defensas obtienen la complicidad de estos dos jueces.

“Nosotros venimos luchando desde hace décadas, y los familiares, todos los organismos de derechos humanos para conseguir justicia y ahora la Justicia se ha paralizado, y además tratan de dejarlos en sus casas con prisión domiciliaria”

El represor Luis Muiña, quien en 2017 trascendió por el intento de aplicación del 2×1, fue el contagiado de COVID-19 que detonó éstas revisiones en casos que ya habían sido rechazados. Meses antes, Alfredo Astiz pidió la domiciliaria por un caso de covid en el Servicio Penitenciario Federal, en Ezeiza, la cual fue rechazada.

“Nos preocupa toda esta situación, porque entre ellos está (Mario) Sandoval, que es un represor que durante casi 8 años estuvo dilatando y haciéndose pasar por enfermo, diciendo que él no era el que había secuestrado a gente de la Escuela Mecánica de la Armada, especialmente el caso de Hernán Abriata”

Loza, junto a otros ex detenidos desaparecidos, fue testigo de las torturas a Hernán Abriata y lucharon durante décadas para que Sandoval fuera extraditado por Francia, que tardó hasta 2019 para entregarlo. “Ya había presentado el año pasado y fue rechazado, y ahora como apareció el caso este del contagio de otro represor que está en Campo de Mayo, ellos también vuelven a pedirlo” comentó.

Escuchá la entrevista completa:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas