Silvia Federici, militante y teórica feminista que piensa desde las entrañas de las luchas setentistas, propone una genealogía insurgente para los movimientos feministas del presente, discute en el interior de las culturas de izquierda la necesidad de extender la lucha de clases a la opresión patriarcal, y contribuye al punto de vista del trabajo de las mujeres no reconocido ni en términos de valor, ni como actividad esencial para la producción de lo social.

“El feminismo descubrió a un Marx diferente cuando, rebelada contra el yugo de los quehaceres domésticos, la reclusión hogareña y la dependencia económica de los hombres, recurrió a su obra en busca de una teoría capaz de explicar las raíces de la opresión de la mujer desde una mirada de clase. El resultado ha sido una revolución teórica que transformó tanto al marxismo como al feminismo. A las feministas que, como yo, estamos convencidas de que no podemos eliminar la opresión de género a menos que cambiemos la sociedad desde abajo hacia arriba, esta metodología nos ha dado las herramientas y las categorías que nos permiten pensar en su conjunto el género y la clase, el feminismo y el anticapitalismo.”
Silvia Federici (en Disparen contra Marx, Red Editorial)

Esta es la cuarta intervención, y el cierre, del Ciclo “La revolución, esa promesa endemoniada”, organizado por Red Editorial y el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico