Redacción Canal Abierto | En el marco del acuerdo de precios y salarios que el Gobierno impulsó en negociación con sindicatos y empresas formadoras de precios, el sector pyme relevó sus propias expectativas sobre las variables económicas centrales del mercado interno.

Inflación, dólar, precios de materias primas y alimentos fueron las categorías analizadas por la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales (ENAC) en cuyo informe sobre expectativas económicas del cuarto trimestre de 2020 dieron cuenta de que, en todos los casos, los pequeños y medianos empresarios prevén aumentos más altos que los que vaticina el Gobierno.

Este sector -que representa el 65% de los puestos de trabajo privados- prevé una inflación para 2021 superior al 30%. Al menos así lo creen ocho de cada diez empresarios pymes, en desacuerdo con el Ministerio de Economía que pronostica un 29%.

Por su parte, en relación al valor del dólar para este año tampoco coinciden con Martín Guzmán. Mientras que el Gobierno supone que 2021 finalizará con la divisa en $115, los pymes sostienen que se ubicará en el orden de los $123.

Los cálculos se basan en que durante 2020 el tipo de cambio se devaluó un 40,7%. “Asimismo, en el tercer trimestre hubo corrida cambiaria que impulsó al dólar ilegal hasta los $200 y que buscó una abrupta devaluación, cosa que no sucedió, y que expresa el dominio del equipo económico sobre la macroeconomía”, detalla el informe.

En línea con lo anterior, un 54,08% de los empresarios aprueba la administración de las variables macroeconómicas centrales como el dólar, la fuga de divisas y la balanza comercial.

 

Los precios

El relevamiento se hizo entre 616 emprendimientos de 23 provincias, principalmente de la región del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que fueron el 64,61% del total. El universo relevado estuvo compuesto por cooperativas y empresas recuperadas (2,9%), cuentapropistas (25,2%), y pequeñas, medianas y grandes empresas (71,9%).

Se trata de un sector que durante 2020 sufrió un importante aumento de los costos de los insumos difundidos (textiles, acero, aluminio, plástico, combustible, etc.) agravado por el retaceo y retención de stocks por parte de los formadores de precios.

Con ese antecedente, el 36,27% de los encuestados aprueba la administración gubernamental sobre los precios de los insumos, un 33,11% la desaprueba parcialmente, y un 30,62% la desaprueba por completo.

Por su parte, el congelamiento de las tarifas de los servicios de energía fue aprobado por el 48,59%.

Por último, la encuesta relevó la opinión del sector sobre el precio de los alimentos, que subieron 43% según el INDEC, es decir un 7% por encima de la inflación total del año. Allí la desaprobación a la gestión fue predominante. Un 43,59% desaprueba totalmente cómo se han administrado estos precios, mientras que un 31,61% lo desaprueba parcialmente y sólo un 23,79% lo aprueba.

Los empresarios pyme sabemos que el aumento en el precio de los alimentos repercute directamente en las expectativas salariales, allí radica la relevancia sobre esta situación que debería urgentemente corregirse a lo largo del 2021”, expresaron.

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico