Redacción Canal Abierto | La hecatombe, finalmente, no ocurrió. Esa que todos esperaban para el próximo 22 de junio y que el anuncio de Cristina Fernández del sábado por la mañana adelantó más de un mes, finalmente no fue y habla de mercados que ven en Alberto Fernández un hombre negociador y moderado que no va a patear el tablero.

La apertura financiera el primer día hábil después del anuncio de la fórmula electoral Fernández-Fernández -que seguramente ordenará la política hacia adentro y hacia afuera del pan-peronismo- mantuvo expectantes a inversores, corredores y analistas económicos.

El dólar comenzó la jornada en alza. Desde los $46,10 con los que cerró el viernes subió más de 60 centavos, pero luego comenzó a bajar y terminó la jornada en $46,42.

El Merval de Buenos Aires, en tanto, subió por encima del 0,40% y las acciones argentinas en Wall Street (ADR) fluctuaban de acuerdo a vaivenes entre chinos y norteamericanos producidos por la expulsión de Huawei del mercado de Estados Unidos.

“El problema no es el gobierno que venga, el problema es Macri”

El riesgo país, que mide la tasa de referencia que le cobran a la Argentina para endeudarse, bajó 11 puntos de los 946 con los que comenzó: cerró en 935 puntos, lo que significa una caída del 1,2%.

El hombre que -abordado por periodistas cuando sacó a pasear a su perro Dylan la tarde del sábado- arriesgó un equipo económico integrado por Cecilia Todesca, Matías Kulfas, Emmanuel Álvarez Agis, Augusto Costa y Guillermo Nielsen, pese a su heterodoxia inspira más tranquilidad que reticencias en el mundo de las finanzas.

Sin embargo, algunos analistas consideran que es pronto para analizar la reacción de los mercados que podrían producir muchos cimbronazos de aquí a las PASO de agosto, y muchos más aún hasta el todavía muy lejano octubre donde se votarán las presidenciales.

promoción

Nuestros temas