Redacción Canal Abierto | Representantes de diferentes sectores del mundo pyme fueron recibidos en el Congreso de la Nación por la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados. De la audiencia participaron los representantes de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC) y Apyme.

Allí se expuso la actualidad del sector, se hicieron propuestas de cara a mejorar las condiciones, pero no sin contrapuntos entre los referentes de las distintas entidades, producto de diferentes posturas políticas que cada una tiene. «Si bien todas coincidimos en los números, le damos significado a proyectos políticos distintos. La CAME y la CAC están pidiendo la reforma laboral, mientras que lo que nosotros queremos es crear puestos de trabajo, no pisarle la cabeza a los trabajadores. Entonces hubo debate, hubo intercambio y me parece que el Congreso es un lindo espacio y es el que indica la democracia donde se tiene que batir las ideas», explicó a Canal Abierto Leo Bilanski, presidente de ENAC.

También compartió el balance hecho en la exposición, según el cual, si se compara la situación actual con el 2019 “hay un cambio rotundo en la dinámica de las pymes que hoy tienen ventas, están contratando trabajadores, por lo tanto les ha ido relativamente bien en este tiempo teniendo presente que pasamos una pandemia, una guerra y que el Estado acompañó con el ATP. Analizamos primero el historial de crecimiento de los comercios  y servicios en término de performance, pero también los problemas coyunturales: tenemos problemas de inflación, de dólares y de poder adquisitivo de los trabajadores”.

Bilanski contó que al momento de intercambio, se planteó la propuesta de ENAC de creación de un  Instituto para la Economía PYME para generar políticas de fomento al sector: “No viene a demandar una ampliación de los organismos del Estado, sino que es vertebral para poder salir esta crisis que está transitando la Argentina y que tiene que ver con empleos registrados que pagan salarios que no llegan a fin de mes”.

Y señaló que “el ministro de Economía impulsó un decreto para pasar a  200.000 trabajadores de la economía a empleos registrados, pero ese puente no lleva a ningún lado porque del otro lado no hay nuevas pymes que absorban esa nueva mano de obra. Por lo tanto estamos en un punto de inflexión en la Argentina: si queremos transitar la senda del desarrollo o podemos ir hacia un esquema recesivo porque hoy estamos teniendo conflictividades en la cuestión macroeconómica de la Argentina pero también conflictividad en cuanto al sendero que tenemos que recorrer”.

“No están las propuestas claras sobre la mesa, hay medidas aisladas con buenas intenciones y herramientas, pero que no hacen aún un plan coordinado para crear empresas que a su vez creen puestos de trabajo para procrear impuestos para fortalecer la dinámica del Estado es decir para mejorar la calidad de vida de todos los argentinos”, agregó

Consultado sobre la viabilidad de la propuesta en momentos en los que desde el propio Ministerio de Economía se plantean recortes en el Presupuesto Nacional en áreas sensibles como salud, educación y obras públicas, pero también en áreas de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo que contemplaban créditos a pymes Bilanski respondió que “durante estos tres años se pusieron 250.000 millones de pesos al sector de la pequeña empresa, sobre todo industrial. Eso sostuvo la actividad de manera sostenida incluso a lo largo de la pandemia. Es algo que vemos muy bien, pero nosotros creemos que hay que desarrollar también una línea de crédito porque eso se termina canalizando a través de los bancos y los bancos son una máquina de entorpecer la dinámica productiva. Así que desde ENAC creemos que se debería canalizar también a través de instituciones con un esquema, no bancario. Hoy hay una ley vigente al respecto de eso pero que tiene poca profundidad hay que hay que ampliarlo”.

“El trabajo de la población económicamente activa en la Argentina lo dan las empresas y el Estado. Estos son los dos generadores de trabajo en el país. En la medida que la cantidad de empresas se achica, la oferta de trabajo también. El pico máximo empresas que tuvo Argentina fue entre el 2011 y el 2012. Entonces había 611.000 y hoy tenemos 535.000, por lo tanto faltan casi 100.000 respecto a ese punto. Pero según lo proyectado para esta altura del siglo, deberíamos tener 722 empresas. Entonces faltan 200.000 pymes para dar trabajo de calidad registrado privado con salario digno a la población económicamente activa”, concluyó.

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico