Redacción Canal Abierto | La noche del miércoles sorprendió al mundo con un ataque directo de Estados Unidos a Siria, el aliado histórico de Rusia en Medio Oriente.

El gobierno de Donald Trump lanzó misiles sobre una base área que dejó 16 muertos confirmados, pese a que Rusia había advertido sobre las “consecuencias negativas” de una incursión militar como ésta. Como respuesta, el país gobernado por Vladimir Putin ya envió una fragata con misiles de la flota rusa del mar Negro hacia la costa siria.

Sobre este tema, Canal Abierto conversó con el periodista especializado en Medio Oriente, Pedro Brieger, quien subrayó que “desde que Trump asumió la presidencia es la primera vez que ataca directamente sobre Siria, contradiciendo su propia campaña electoral en la que Siria fue uno de los ejes para atacar a Hillary Clinton y responsabilizarla de los fracasos allí y en Irak”.

-¿Y por qué este ataque ahora?

La excusa es que se usó armamento químico en contra de población civil, aunque la información que llega sobre Siria es muy confusa. El responsable de la Comisión de Desarme de Naciones Unidas dijo que se estaba investigando y que todavía no se había llegado a ninguna conclusión, así que lo que hace el gobierno de Estados Unidos es atacar de manera unilateral sin una resolución de Naciones Unidas y sin que se haya certificado que el gobierno sirio es responsable de este ataque.

-Pero hace apenas una semana, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU (Nikki Haley) dijo que la salida de Assad del poder no constaba entre las “prioridades” de Washington…

No, efectivamente. El secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo que la prioridad era atacar al ISIS y ahora están atacando al gobierno de Bachar Al Assad, por lo tanto no queda claro cuál es el objetivo.

-¿Se puede aventurar alguna hipótesis?

Hay varias. No se sabe si no es un toque de atención para Rusia. O si no se trata de desviar la atención respecto de lo que pasa adentro de los Estados Unidos. O si es por las acusaciones de que Donald Trump tuvo un vínculo importante durante la campaña electoral con Rusia y ésta es una forma de demostrar que no tiene nada que ver con los rusos. De hecho, atacó una base militar donde también hay rusos, está provocando a los rusos que están reaccionando. No sabemos cómo sigue esto, pero sabemos que la única base militar que tiene Rusia sobre el Mediterráneo está en Siria.

-No es la primera vez que utilizan la excusa de las armas químicas para intervenir en Siria…

No, y además el gobierno sirio había entregado armas químicas y eso estuvo supervisado también por Rusia. Por eso hoy Tillerson dice que o los rusos fallaron o fueron cómplices en todo este proceso con la mala verificación respecto de las armas químicas que tenía o tiene Siria, alegando que las tiene. Porque Estados Unidos está afirmando, primero que el gobierno sirio tiene armas químicas, y en segundo lugar que Siria es responsable de este ataque. Y, por supuesto, se arroga el derecho de atacar en cualquier lugar del planeta sin pedirle autorización a nadie.

-¿No asume un riesgo enorme atacando directamente a un aliado de Rusia?

Por supuesto y lo he dicho varias veces: Trump es mono con navaja.

-¿Esta incursión militar muestra un cambio en la política exterior estadounidense durante la gestión Trump?

En este punto hay una continuidad, de Obama, de Bush, de Clinton, de Bush padre, de intervenir en diversos lugares del planeta. El punto de inflexión se da en 2003 cuando Estados Unidos por primera vez comienza a desplegar tropas en Irak, un país árabe que invaden. Antes tenían bases militares pero no habían invadido un país. E invaden con el mismo argumento que ahora, las armas de destrucción masiva que supuestamente tenía Saddam Hussein. Esto lleva a que Estados Unidos tenga mucha mayor presencia en la región, de hecho hoy hay tropas en Irak y también en Siria.

 

Foto: AFP