Redacción Canal Abierto | El ministerio de Trabajo contrató hace años a la empresa de mantenimiento INMANTEC: una patronal acostumbrada a pagar salarios fuera de término. Días atrás, la cartera que conduce Jorge Triaca le rescindió el contrato, y dejó virtualmente en la calle a 130 trabajadores. Ahora, los funcionarios negocian la incorporación de otra empresa, que durante la noche prestó servicios en el ministerio, saboteando las protestas del personal en conflicto.

Eduardo Díaz, delegado de los trabajadores organizados en el SITMMA, analiza las perspectivas de la pelea y denuncia el encajonamiento de proyectos de pase a planta permanente, con costos más económicos para el Estado.

La entrevista completa