Redacción Canal Abierto | Más de 7 mil personas participaron de la iniciativa de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma de Río Negro, para conocer la opinión de la sociedad en relación al denominado Plan Castello: el proyecto impulsado por el Gobierno Nacional para que las provincias de la Patagonia puedan tomar deuda en dólares para emprendimientos de desarrollo.

Durante más de un mes, las urnas estuvieron disponibles en distintos puntos de las principales ciudades de la provincia. La mayor concurrencia se registro en Viedma, General Roca (Fisque Menuco), Villa Regina, Allen, Cipolletti, Cinco Saltos, Bariloche y El Bolsón.

Rodolfo Aguiar, secretario general de la CTA Autónoma de Río Negro, aseguró que el sondeo “muestra que el rechazo de los rionegrinos al Plan Castello es casi unánime”. El dirigente además explicó que “este plebiscito lo debería haber hecho el Gobierno aplicando la Constitución Provincial”.

Votaron 7214 personas mayores de edad, pronunciándose por la negativa el 97% (6.988), avalando el crédito el 2% (143), mientras que el restante 1% se correspondió con votos nulos por distintas razones.

“Notamos que la gente entiende perfectamente que, si la provincia necesita plata se la tiene que sacar a las únicas empresas que acumulan ganancias en Río Negro, que son las petroleras, mineras, casinos y bancos, pero no endeudar a las futuras generaciones”, fustigó Aguiar.

El plebiscito permitió a la central sindical informar que el Plan Castello hará que Estado de Río Negro se endeude en moneda extranjera, lo que podría debilitar el cuadro financiero de la provincia quitándole autonomía e independencia, en favor de organismos internacionales de créditos.

La CTA-A informó además que dada la magnitud del empréstito y los plazos de cancelación del capital e intereses, que superan largamente a la actual gestión, esta iniciativa de consulta al pueblo debió haberla convocado el propio Poder Ejecutivo, en cumplimiento de la Constitución Provincial.

Por último, la Central considera que tratándose de un tema que adquiere vital importancia para el Estado, la Legislatura no puede suplir la voluntad directa del pueblo.

El Plan

El permiso para endeudarse en los mercados internacionales lanzado por el gobierno nacional en la Patagonia fue creado a imagen y semejanza del Plan Belgrano, que había sido anunciado durante la campaña presidencial para el NEA, y que en la actualidad es solamente una oficina de funcionarios de altísimos salarios, que deberían instrumentar la concreción de proyectos ya existentes frenados, y/o autorizar endeudamientos en dólares, algo que de cualquier manera cualquier provincia tiene facultad de solicitar. Ni en el norte ni en el sur esas oficinas disponen de presupuesto para obra alguna.

En el caso del Castello, las obras propuestas por las provincias y los municipios, según especialistas, desatienden proyectos hidráulicos para riego en regiones desérticas, que podrían servir para potenciar cultivos presentes en la zona y para permitir desarrollar la ganadería.

Un grupo de funcionarios y legisladores del gobierno provincial recorren los municipios haciendo lobby en las legislaturas y los locales partidarios, buscando apoyos en las organizaciones de la sociedad civil.

La iniciativa que tiene que ser tratada por la legislatura rionegrina prevé un endeudamiento de hasta 580 millones de dólares para obras de infraestructura destinadas a toda la provincia.

Cada localidad que adhiera a la ley de autorización del endeudamiento accederá a los siguientes montos: San Carlos de Bariloche, $89,339,039; El Bolsón, $14,738,249; Ñorquinco, $14,050,995; El Manso, $380,984; Laguna Blanca, $258,993; Paso Flores $278,054; Río Chico, $430,543; Villa Llanquil, $269,477 y Villa Mascardi, $218,012.