Redacción Canal Abierto | Los clubes de barrio saltaron a las páginas de los diarios en abril del año pasado, cuando en el Juventud Unida de Llavallol, donde se grabó la película Luna de Avellaneda, el presidente Mauricio Macri anunció que habría subsidios tarifarios en los servicios para que las instituciones pudiesen afrontar las altas subas.

Claudio Rial, presidente de la Unión Nacional de Clubes de Barrio que nuclea entidades de todo el país, denuncia que el descuento nunca llegó y que la Ley de Promoción de Clubes de Barrio y de Pueblo, sancionada por unanimidad en 2014, sigue sin reglamentarse.

¿Cómo afrontarán estas instituciones facturas que superan lo pagable? ¿Qué harán con la deuda acumulada? ¿Qué pasará con chicos y grandes en aquellos lugares donde los clubes son el pivote en el que gira el entramado social?

 

Entrevista completa: