Redacción Canal Abierto | Los trabajadores del IAA continúan luchando para preservar la sede histórica de la institución, en Cerrito 1248, que fue puesta a la venta por el gobierno nacional en agosto del año pasado, junto a otros 16 edificios públicos “porque cumple con las expectativas de negocio de algún funcionario de turno” según ha denunciado la comunidad investigadores y científicos.

El remate está programado para septiembre próximo, pero los trabajadores impulsaron una campaña de difusión y una serie de iniciativas judiciales y parlamentarias tendientes a conseguir que se cancele la venta y que el edificio sea declarado Museo Histórico Nacional, para garantizar su preservación.

El Instituto fue creado en 1951, para dirigir todo lo referente al quehacer científico a partir de la Primera Expedición Argentina a la Antártida, que materializó el Primer Plan Antártico y su ubicación original desde ese momento fue Cerrito 1248.

En esta entrevista, Héctor Ochoa, encargado del laboratorio electrónico y Jorge Palacios, sociólogo, ambos trabajadores del IAA, explican la importancia de conservar el edificio.