Redacción Canal Abierto | El 18 de septiembre de 2006 era la jornada de alegatos. Al día siguiente el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata condenaría a Miguel Etchecolatz a prisión perpetua. Por primera vez en la historia argentina el dictamen se refería a “delitos de lesa humanidad cometidos en el marco de un genocidio”.

Aquel día Jorge Julio López, testigo clave en la causa, debía estar presente en los tribunales platenses. Según recuerdan sus familiares, estaba ansioso por volver a ver en persona a Etchecolatz, quien no había estado durante su declaración. El ingreso al recinto estaba previsto a las 10 hs.

López había acordado con su sobrino Hugo para que lo pasara a buscar temprano por su casa del barrio de Los Hornos para ir al centro de La Plata.

Sin embargo, mas temprano López se había esfumado de su domicilio. Su la familia no lo encontraba. En un primer momento supusieron que la ansiedad había podido con él, y que por lo tanto debía haber viajado sólo a los juzgados. Luego pensaron que en un posible estado de shock, producto de los nervios, se hubiera perdido deambulando por la ciudad de las diagonales. Sin embargo, la realidad fue mucho mas dura y, con el correr de las horas, se sospechó lo peor.

Finalmente, en mayo de 2008 la causa por la desaparición fue caratulada “López, Jorge Julio, s/ desaparición forzada de personas” y la Policía Bonaerense fue apartada de la investigación.

Hasta el día de hoy la investigación judicial no pudo determinar qué le sucedió, ni encontrar sus restos en caso de haber sido asesinado. Tampoco hay responsables o imputados.

Quien por entonces fuera ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires (durante la gobernación de Felipe Solá), León Arslanián informó años después que “en el caso de López había un cúmulo de indicios que apuntaban al grupo de tareas supérstite del ex jefe de la Policía Bonaerense Miguel Etchecolatz”.

Quien lo vio por última vez fue un vecino, Abel Horacio Ponce, en la calle 66, de espaldas a los autos y mirando de frente a las fachadas. “Entre la verdulería y el local de Edelap”, dijo Ponce.

Primera desaparición

Jorge Julio López había sido secuestrado en 1977, y estuvo detenido hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención.

En sus testimonios brindados durante juicio, había sido muy claro al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

López, militante peronista, había reconocido durante el juicio varios de los centros ilegales donde estuvo detenido, como la comisaría Quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió describir sus lugares de cautiverio, aún cuando algunos de ellos habían sido remodelados.

Marchas

Son numerosas las convocatorias en ciudades y localidades de Argentina pidiendo por el esclarecimiento del caso Julio López. En casi todos los casos se suma el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

En La Plata, la marcha central será a partir de las 16 hs. des Plaza Moreno hasta la Municipalidad.

En la Ciudad de Buenos Aires se espera una movilización de Congreso a Plaza de Mayo que arrancará a las 17 hs.

En la ciudad de Córdoba, la convocatoria está anunciada para las 18 horas en Colón y General Paz.

A las 17 hs. arranca una movilización en Trenque Lauquen que comenzará en Plaza San Martín y atravesará el centro.

En Rosario la marcha comenzará a las 17 hs. desde Plaza Monteagudo hasta Plaza 25 de Mayo.

En la ciudad de Santa Fe habrá un acto en Plaza del Soldado a las 17:30 hs.

Bahía Blanca también movilizará desde Plaza Rivadavia a las 18 hs.

A las 18:30 hs. se concentrará en Plaza Independencia, Tucumán.

En la ciudad de Salta las actividades comenzarán a partir de las 16 en Plaza 9 de Julio.

Desde las 18 hs. el céntrico monumento a San Martín será la cita en Neuquén.

En Bariloche la convocatoria se espera para las 18 hs. en el Centro Cívico.

en octubre

Nuestros temas