Redacción Canal Abierto | La comunidad audiovisual se encuentra en estado de alerta. A los avances del Gobierno sobre la autarquía del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) durante marzo de este año, se suma la Resolución 942 que, mediante su reglamentación, pulveriza el espíritu de la Ley de Cine sancionada por el Congreso en 1994.

El punto delicado es el que establece las normas de los créditos para la producción, que a partir de las nuevas modificaciones dejarán de ser otorgados por el propio Incaa para pasar a ser manejados por entidades bancarias, al igual que cualquier otro crédito.

Para Fernando Krichmar, integrante de la asociación de documentalistas DOCA esto será un golpe letal para las productoras independientes que motorizaron la media de producción de unos 200 largometrajes anuales, muchos con alta repercusión en festivales internacionales. Según el realizador, la medida favorece a los tanques vinculados a grandes empresas en detrimento de los eslabones más débiles.

Por este motivo, la comunidad del cine convoca a concentrar este jueves 28 a las 18 en la sede del INCAA, en Lima 319, desde donde movilizarán al Cine Gaumont.

Entrevista completa:

Artículos recientes