Redacción Canal Abierto | Desde 1997, Correo Argentino y la española Indra se han encargado de la logística y el recuento provisorio de los votos en todas las elecciones nacionales. En todo ese tiempo, ninguna otra empresa ganó una licitación para realizar alguna de esas tareas y ambas, a través de capital o directivos, se relacionan con la familia Macri.

Dicho de otro modo, la relación entre la familia presidencial y las compañías encargadas de llevar adelante las elecciones es de vieja data. Sin embargo, desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia ese vínculo se ha vuelto menos disimulado, más estrecho y sospechosamente reñido con la ética.

Los nombres claves en esta historia son tres:

  • Jorge Irigoin, director de Siemens, luego director del Correo Argentino en manos de Socma (de la familia Macri) hasta su quiebra en 2003, y vuelto a nombrar en el cargo frente al Correo Argentino estatizado con la llegada de Cambiemos al Gobierno.
  • Ricardo Viaggio, vicepresidente de Siemens Itrón (60% SOCMA – 40% Siemens), luego director general de Indra.
  • Alejandro Tullio, director nacional electoral desde el gobierno de Fernando de la Rúa (2001) hasta que renunció en noviembre de 2015 tras el escándalo por la demora en la publicación de los resultados de las elecciones generales. Desde 2016 está a cargo de los Asuntos Institucionales del Correo Argentino por sugerencia de José Torello, jefe de asesores de Macri.

En este video, te contamos cómo estas tres personas manejan los votos de todos los argentinos y lo harán de nuevo este domingo.

Nuestros temas