Redacción Canal Abierto | La mañana postelectoral comenzó con una conferencia de prensa conjunta, entre el presidente, Mauricio Macri, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La media hora que duró resultó un muestrario exhaustivo del diccionario Cambiemos y un resumen minucioso de las medidas que el Gobierno emprenderá a toda máquina gracias al impulso que le dieron los votos del domingo.

“País normal”, “protagonismo”, “mejorar”, “trabajo”, “camino”, “transición”, “futuro”, “diálogo”, “proyectar”, “sin miedo”, “sí se puede”, “animarse” y “siglo XXI” son sólo algunos de los eufemismos que utilizó el Presidente para anunciar su plan inmediato con alegría y sin despeinarse. Sin embargo, la palabra central fue “reforma”.

“Porque reformarse es crecer, es evolucionar, es progresar, es algo que nos va a generar entusiasmo, alegría, a vivir mejor, a estar más felices, a compartir la sensación de protagonismo y progreso que es lo que la gente votó ayer”, prometió.

Y después, enumeró lo que sigue.

  • Más deuda: “Mientras la Argentina siga teniendo déficit fiscal como tiene, va a seguir teniendo que tomar deuda”. Luego de la afirmación, Macri aseguró que los únicos dos caminos que existen paran financiar el déficit son “por inflación” o “con deuda”.
  • Ajuste fiscal: Como tomar deuda “es algo que no podemos hacer eternamente” es importante “seguir avanzando en esta reducción gradual del déficit fiscal”, aseguró el primer mandatario. “Parte de lo que vamos a hacer de acá a fin de año es aprobar un presupuesto que comprometa la reducción del déficit que el año que viene debería ser menor al 3,2%”, agregó, tras un año en el que la meta fue no sobrepasar el 4,2% del PBI. Para despejar dudas, más tarde aclaró: “Tenemos que ir reduciendo el déficit fiscal, eso significa reducir el gasto público”. Lo que, en otras palabras, equivale a un recorte feroz en subsidios que ya están contemplados en el Presupuesto 2018. Allí, Energía (-19,5%) y Transporte (-6,3%), son los ministerios que perderán mayores partidas presupuestarias.
  • Reforma laboral: “Vamos a ver sector por sector”, sostuvo Macri ante la pregunta por una reforma. Luego nombró como casos de éxito a Vaca Muerta, donde se avanzó sobre los convenios colectivos de trabajo para pagar igual salario por más horas, o el acuerdo con la industria automotriz y SMATA, que significó casi inmediatamente suspensiones en General Motors. “Esperamos seguir dialogando con los distintos sectores, con los representantes del trabajo y conseguir que estas reformas propicien más trabajo”, remató.
  • Desregulación del mercado: El carácter de país productor ha significado históricamente para la Argentina la posibilidad de intervenir en el mercado interno y regular el precio de los combustibles a través de YPF. El discurso presidencial anunció el fin de esa política: “Ahora tenemos un sistema energético en el cual se puede exportar y se puede importar sin impuestos, y en la Argentina vamos a pagar lo que vale en el mundo el combustible. Pasa que justo ahora el combustible aumentó, pero yo soy optimista y creo que en el futuro el combustible va a volver a bajar. A partir de ahora va a seguir lo que pase en el mundo. Si en el mundo baja, los precios van a bajar, si en el mundo sube los precios van a subir”.
  • Reforma electoral: Pese al rechazo del Congreso al voto electrónico, el resultado electoral y la nueva distribución de fuerzas en las Cámaras significará una nueva intentona oficial para avanzar con el proyecto.  “Tenemos que evolucionar a utilizar la tecnología y a simplificar los sistemas electorales –insistió Macri-. Está entre los temas que vamos a tratar con los gobernadores y con todas las autoridades. Tenemos que tener un sistema electoral del siglo XXI que simplifique la vida de la gente. Toda la política se tiene que simplificar, tiene que ser austera”.
  • Reforma previsional: Si bien el Presidente no avanzó en detalles, recordó que la reforma previsional está prevista en la Ley de Reparación Histórica, y que el Congreso deberá enviar una propuesta antes de 2019 “para tener un sistema previsional del siglo XXI”.

También anunció “reformas políticas, institucionales, del sistema de la educación”, y “del sistema impositivo”.

El nuevo Congreso

La avanzada oficial para llevar adelante las medidas con menos gradualismo “y la mayor velocidad posible” responde a la nueva conformación del Congreso que le dará mayor holgura para aprobar proyectos.

Luego del domingo, Cambiemos obtuvo nueve bancas más en el Senado y suma 21 escaños en Diputados. De esta manera, quedaría con 107 diputados, a sólo 22 de obtener el quorum propio. En la Cámara alta, el oficialismo queda a 13 de garantizar el inicio a la sesión.

 

Nuestros temas