Redacción Canal Abierto | Luego de varias horas de debate y una media sanción obtenida en el Senado hace mes y medio, la Cámara baja aprobó por unanimidad la prórroga por cuatro años de la Ley de Emergencia Territorial Indígena -la 26.160- que impulsa el relevamiento de las comunidades indígenas en todo el territorio nacional y la suspensión de los desalojos mientras suceda.

La norma fue sancionada en noviembre de 2006 con el objetivo de declarar la “emergencia en materia de posesión y propiedad comunitaria indígena” por el término de cuatro años, suspender los desalojos por el plazo de la emergencia y disponer la realización de un relevamiento técnico-jurídico-catastral de la situación dominial de las tierras ocupadas por las comunidades indígenas. Pero el plazo se venció reiteradamente sin completarse y el último finalizaba este mes.

En septiembre, mientras todas las organizaciones de pueblos originarios, de derechos humanos y sociales pedían que se tratara una nueva ley, la comisión de labor parlamentaria del Senado que tenía que aprobarla para que llegara al recinto en condiciones de ser votada, no lo hizo. Los senadores Fernando “Pino” Solanas y Magdalena Odarda habían pedido el tratamiento “sobre tablas”, que no necesita un dictamen de comisión y requiere de dos tercios de la cámara para ser aprobado. Sin embargo, la votación terminó con 33 votos negativos, 11 afirmativos y 10 abstenciones rechazando el pedido.

A los pocos días, la presión ejercida por las organizaciones motivó a que una sesión especial de la Cámara Alta aprobara por unanimidad la prórroga por cuatro años de la Ley 26.160 que hoy obtuvo la media sanción restante en Diputados.

 

Nuestros temas