Redacción Canal Abierto | Despedidos y despedidas del Ministerio de Defensa de la Nación se juntaron en la puerta de la cartera que conduce Oscar Aguad, en el Edificio Libertador del Ejército, para repudiar las 70 cesantías anunciadas antes de fin de año, y para reclamar la continuidad del funcionamiento del Departamento de Género, en la órbita del área de Derechos Humanos, que se encuentra seriamente afectada por la reducción de personal.

En la entrada de Alsina y Paseo Colón, y con una fuerte presencia de personal militar y de fuerzas de seguridad que impidieron que la actividad se realice en el parque interior del Ministerio, se desarrolló finalmente la acción convocada con representantes de Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Nacional y la seccional Capital Federal. Trabajadoras y trabajadores, militantes y dirigentes del sindicato, junto a representantes de juntas internas de distintos organismos estatales y referentes de organizaciones de derechos humanos, denunciaron que los despidos en el área generan desprotección de las mujeres que integran las Fuerzas Armadas, un ámbito históricamente marcado por la violencia machista.

Silvia León, secretaria de Organización del Consejo Directivo Nacional de ATE, cuestionó fuertemente al “macrismo que, como el año pasado y desde el primer día que asumieron, está pegando fuertemente en la clase trabajadora, en los sectores del Estado”. No lo hace solamente a través de despidos, sino instalando “esta tercer reforma del Estado que viene a transformarlo al servicio de los ricos y de los amigos de los negocios del poder”, agregó.

Además, la dirigente de ATE CDN destacó que “gracias a la lucha de las mujeres y del feminismo también nuestro sindicato se está transformando. El año pasado cuando hicimos el recuento de despidos comprobamos que nos pegaron más fuerte a las mujeres que a los varones. Están desmantelando en Defensa, que es el lugar en el que hay más violaciones de los derechos de las mujeres en un ámbito militar, la posibilidad de que podamos denunciar”.

“Nuestro sindicato va a pelear por los trabajadores despedidos, pero particularmente va a pelear por los derechos de las mujeres, porque entendemos que no hay posibilidad de cambio social si no hay una lucha por la equidad de género”, aseguro León.

Por su parte, la referente de la APDH, María Elena Naddeo, valoró que “las compañeras están reivindicando banderas históricas” y, al mismo tiempo, lo hacen “con un profundo sentido político y social y con una necesidad de unir las organizaciones populares”. La ex legisladora recordó que “la unidad de los organismos de derechos humanos logró cárcel y castigo para miles de genocidas” y que hoy algunos de ellos como Etchecolatz están recibiendo beneficios en sus condenas. “La unidad de los sindicatos, de los y las trabajadoras junto con todos los sectores populares, con la izquierda, el progresismo, tiene que abrir paso a decirle basta al macrismo y a construir ese país igualitario que soñamos”, afirmó.

Por su parte, Sofía Abriata, la trabajadora despedida de la Dirección de Género del área de Derechos Humanos del Ministerio, explicó: “somos muy pocas en nuestro sector, la notificación de mi despido significó un recorte considerable en el trabajo que venimos haciendo, ya que de por sí no dábamos abasto con la cantidad de casos. Se sabe que la realidad de las Fuerzas Armadas es un reflejo de la sociedad, se sabe la cantidad de mujeres asesinadas a manos de la violencia machista, la discriminación y el acoso en los lugares de trabajo; si no tenemos mujeres ocupando puestos de trabajo, dedicadas a implementar la perspectiva de género en las instituciones estatales, no podemos garantizar una sociedad más igualitaria”.

Por último, la nieta recuperada Victoria Montenegro expresó el saludo de “las Abuelas y las Madres que están acompañándolos en cada una de estas luchas, en esta realidad tremenda y brutal que impone este gobierno que desprecia profundamente la vida, y que quiere generar nuevamente el enemigo interno que hace 40 años era la militancia organizada, y que ahora son los trabajadores del Estado, los sindicalistas”.

“Quienes hoy gobiernan la Argentina son terriblemente perversos, no les importan los trabajadores del Estado, no les importó la desaparición de Santiago Maldonado, el fusilamiento de Rafa, los 44 marinos perdidos en el fondo del océano, no les importa nada, esta gente que hoy gobierna es diferente a todo lo que conocemos, entonces nuestras estrategias también tienen que ser distintas”, finalizó.

 

Nuestros temas