Redacción Canal Abierto | La presidente de la Supremo Tribunal Federal, Carmen Lúcia Antunes, aceptó un pedido cautelar por “cuestiones morales” contra quien iba asumir este lunes 22 de enero como ministra de Trabajo, Cristiane Brasil, hoy diputada del Partido Laborista Brasileño (de centro derecha y aliado a Michel Temer).

La impugnación judicial a la candidata del oficialismo surge a raíz de una denuncia del Movimiento de los Abogados Laborales Independientes (MATI), a la que hizo lugar un juez de primera instancia. Luego siguieron varias apelaciones, todas con resultados adversos para el Gobierno de Temer, hasta que la Cortes Suprema revocó la inhabilitación. Sin embargo, esta madrugada fue la presidenta de dicho tribunal quien terminó haciendo lugar a la cautelar e impidiendo la asunción.

Cristiane Brasil, diputada y abogada de 44 años, fue procesada por haber tenido dos conductores a su servicio sin contrato formal y sin garantías laborales, y llegó a ser condenada a indemnizar a uno de ellos con más 60.000 reales (unos 18.750 dólares).

Brasil había sido propuesta para el cargo por la dirección del Partido Laborista Brasileño (PTB), una de las formaciones de la coalición de Gobierno y cuyos votos son importantes para la aprobación de las iniciativas del Ejecutivo.

La legisladora es hija del exdiputado Roberto Jefferson, presidente del PTB, que fue uno de los condenados por el escándalo de corrupción que puso a temblar en 2005 al Gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente brasileño, Michel Temer, pretendía tomarle juramento este lunes poco antes de su viaje a Davos, donde participará en la Cumbre Económica Mundial.

El caso Triaca y el “Sandra, no vengas, sos una pelot…!”

Durante las últimos días opositores y seguidores de Cambiemos se indignaron por igual al escuchar el audio de WhatsApp que rápidamente se volvió viral. “¡Sandra, no vengas! ¡No vengas porque te voy a mandar a la c… de tu madre, sos una pelot…!”, se escucha que el ministro le dice a su casera.

Que el titular de la cartera laboral de Nación despida a los gritos y con insultos a una trabajadora doméstica es un hecho grave. Pero aún más comprometedor es el hecho de que la empleada en cuestión haya soportado durante seis años una situación de informalidad laboral, un flagelo que padecen millones y debería ser perseguido por la cartera laboral. Sin embargo, la situación se torna aún mas truculenta cuando, a partir de una denuncia penal, se volvió público el hecho de que el propio Jorge Triaca había “compensado” a su casera con un cargo en el Sindicato de Obreros Marítimos Organizados (SOMU), gremio que conducía Omar “El Caballo” Suárez hasta su intervención a fines de 2016.

(Matías Cremonte, presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas)

De todas formas, y pese al escándalo, el Gobierno de Mauricio Macri se ocupó de blindar –con el servicial respaldo mediático que ya es característico- a Jorge Triaca. “Es un error, pero no le va a costar el cargo”, aseguró el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien debió dar la cara en medio del creciente malestar que el caso generó.

Lanzamiento

Nuestros temas