Por Melissa Zenobi | A lo largo y ancho de todo el territorio chileno, estudiantes mujeres se organizaron en “tomas feministas” de las diferentes facultades y universidades. Inspiradas en lo que está pasando con el movimiento de mujeres en todo el mundo, luchan por una educación no sexista y el fin de los acosos y abusos sexuales en los ámbitos académicos. Piden la transformación de una estructura institucional que, según señalan, “ofrece un terreno fértil a estas prácticas”.

Ya van más de tres semanas que la Facultad de Humanidades de la Universidad Austral de Valdivia se encuentra tomada por las mujeres que cotidianamente habitan los pasillos de esa casa de estudios. Las demandas se encuentran tan arraigadas entre las estudiantes y académicas que, rápidamente, se fueron sumando otras facultades e institutos de todo el territorio nacional. Hoy ya son 35 las carreras en paro.

Danae Borax, vocera de la toma de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile que lleva casi dos semanas, explicó que la medida “nace de una preocupación generalizada de las compañeras estudiantes por cómo son tratadas en la universidad en términos de violencia física, psicológica y sexual”. E e indicó que a partir de un caso “que involucró a un profesor bastante poderoso”, se realizó una asamblea con más de 600 estudiantes que definieron realizar la toma en esa casa de estudios.

De acuerdo con Borax, el descontento viene desde hace mucho tiempo: “Nos damos cuenta de que las denuncias por violencia de género, o por acoso, no tienen el peso que deberían. Además no estamos conformes con el modo de abordar los casos desde la facultad, los protocolos resultan insuficientes, porque son meramente administrativos y dejan a la víctima en una situación de muchas vulnerabilidad”.

La Escuela de Gobierno y Administración Pública, el Instituto de Comunicación e Imagen, la Facultad de Derecho y de Ciencias Sociales en la Universidad de Chile, la Universidad Austral sede Puerto Montt y sede Valdivia, la Facultad de Educación de la Universidad de Concepción, la Universidad Católica de Temuco y las carreras de Trabajo Social de la Universidad Católica de Valparaíso y de la Universidad Técnica Metropolitana conforman el listado de espacios en toma o en paro.

“Afortunadamente estamos teniendo un apoyo bastante masivo, y las tomas se replican en muchas facultades, se está generando un movimiento muy grande en Chile”, evaluó Danae. También remarcó: “si bien cada toma y paro tiene sus particularidades, estamos llamadas a la articulación de las medidas porque todas tienen prácticamente las mismas reivindicaciones”, afirmó.

La referente dijo además que, al momento, las autoridades de la Universidad no han dado indicios de escuchar las demandas y atribuyen el conflicto a “un problema interno”. “Sin embargo, hicimos una asamblea en la que participamos más de 1200 personas. Yo me pregunto cómo puede creer que un problema que convoca a tanta gente puede ser algo menor o interno”, reflexionó.

Finalmente, explicó que estas tomas están íntegramente vinculadas al avance que viene dando el movimiento feminista en casi todo el mundo: “El pasado 8 de marzo fue una experiencia increíble, donde las mujeres salimos masivamente a protestar, y se tomó una relevancia muy importante del feminismo a nivel global. Las experiencias de Argentina, de España, de Brasil, de Chile, expresan eso. En términos históricos, estas tomas se enmarcan en la lucha contra la violencia machista, en cómo se van levantando los espacios que están movilizados, y las asambleas de mujeres cómo método de organización”, sentenció Danae.

Lanzamiento

Nuestros temas