Redacción Canal Abierto | “Lucha no violenta, para defender la democracia”, reza la faja que la “Red de Desobediencia Civil” del partido bonaerense de Moreno coloca a los medidores para clausurar la posibilidad de que sean retirados por falta de pago de las boletas que llegan con aumentos siderales. Se trata de un nucleamiento de distintos espacios sociales de la zona que decidió enfrentar de forma organizada la pérdida de derechos que representa la política del Gobierno Nacional para los sectores más expuestos al ajuste.

Ricardo Gómez, integrante de la red, explica a Canal Abierto: “creemos que nuestra sociedad no puede aceptar leyes injustas, ni expropiaciones realizadas por el poder, y se está expropiando el salario con una tarifa que no tiene que en cuenta que es un servicio no transable, calefacción, energía eléctrica, estas cosas para nosotros hoy en día no son un lujo sino que son derechos humanos”.

La iniciativa cobro visibilidad a partir de una publicación de Revista sudestada, que se viralizó rápidamente, llamando la atención sobre el ingenio de la resistencia popular al saqueo de las grandes compañías y sus gerentes, que hoy atienden el negocio de los dos lados del mostrador.

La red está integrada por diferentes espacios culturales, gremiales, organizaciones sociales, asambleas barriales, y familias sueltas, que se proponen una campaña de auto protección ciudadano.

“Avisamos a los trabajadores de Edenor que no se presten a ir a cortarle la luz a un trabajador, porque ellos también lo son y viven las mismas angustias que vivimos todos nosotros” dice Ricardo, que además resalta que la propuesta “está respondiendo muy bien, estamos recolectando firmas en los barrios porque cuando fuimos a Edenor como vecinos, nos encontramos  con otros vecinos que también propusieron levantar firmas cada uno en su barrios”.

La organización se propone desarrollar una audiencia pública en la legislatura local, sumar a los especialistas de la Universidad Nacional de Moreno, y articular con distintas expresiones de resistencia que se están generando en otras localidades bonaerenses.

“Nos organizamos para avisarnos mutuamente cuando existe probabilidad de un corte, para proteger a todos, y sobre todo a los ancianos, a los jubilados, a donde hay una persona enferma, inmediatamente nos avisamos como si fuera un tema de inseguridad, en este caso por la seguridad de vivir dignamente”

La red participará esta tarde del lanzamiento de la plataforma virtual Argentina en red, un registro de beneficiarios de la tarifa social, enmarcada en el proyecto de ley de Emergencia Tarifaria que por estos días discute el Congreso Nacional.

La actividad se realiza en el auditorio de la Asociación de Empleados de Farmacia, en la Ciudad de Buenos Aires, organizado por la Red de Multisectoriales Contra el Tarifazo.

Ricardo Gómez, del Centro Cultural Ancla, de Moreno, explica como es la metodología para defender a los vecinos: “nos ponemos alrededor del medidor para que no lo saquen, sin violencia, porque lo que pretenden es retirarlo para poner el medidor con tarjeta, dicen que así va a ser mas económico, pero es mentira, cuando la persona no tiene 100 pesos para recargar no tienen luz, no tiene calefacción, viene el invierno… Además en el caso de nuestro distrito es deficiente completamente, cada dos por tres hay cortes de energía, o sea que tampoco invierten en mejorar el servicio”.

Finalmente, Gómez lamenta que la “situación va a ser peor, van apretar más, nos van a seguir expropiando las cosas que el pueblo ha conseguido”, pero advierte que “el fuego prende desde abajo, nosotros desde abajo vamos a empujar para que nuestros dirigentes tomen la actitud que deben tomar, como hizo el gremio de energía de Francia, que se solidarizaron avisando que no iban a quitar el suministro a los trabajadores”.

en octubre

Nuestros temas