Redacción Canal Abierto | Este viernes, la asamblea barrial La Poderosa marchará junto a Norita Cortiñas, organizaciones sociales, partidos, sindicatos, referentes de derechos humanos, maestros y curas villeros, y vecinos de distintos barrios, desde la villa 21-24 hasta Tribunales. La movida es para acompañar a Iván Navarro, Ezequiel Villanueva Moya y a sus familias, que prestarán declaración en el juicio por las denuncias de tortura de Prefectura a estos jóvenes en septiembre de 2016, y en repudio a los recientes episodios de represión que se vivieron en el mismo barrio.

El pasado 26 de mayo, efectivos de la Prefectura Naval reprimieron a vecinos e irrumpieron sin orden de allanamiento en una vivienda, donde abusaron de una joven, golpearon a un menor y se llevaron a dos hombres detenidos -Juan Pablo Mónaco y Roque Azcurraire (éste último, fotógrafo de la Poderosa)- por un presunto delito que no cometieron. Este repudiable acto se dio en el marco del juicio que investiga los hechos de tortura de seis prefectos contra los dos jóvenes, miembros de La Garganta Poderosa.

Los efectivos que llevaron a cabo este operativo lo caratularon como “tentativa de robo, en poblado y en banda”. Con la excusa de seguir la pista de un presunto intento de robo a un oficial, los uniformados persiguieron a dos jóvenes por el barrio y se detuvieron justo al frente de la casa de Iván Navarro. Dispararon contra su casa y él también recibió un balazo de goma que lo dejó en una situación delicada.

“Si todos los villeros conformamos esa inmensa organización delictiva, imputados por pobres, entonces todos juntos nos volveremos querella. Este viernes marcharemos en caravana para escoltar a la familia de Iván Navarro hacia ese juicio oral que intentaron acallar, porque saben el fallo que se viene para esos 6 prefectos torturadores ya procesados con prisión preventiva. Van a tener su poderosa sentencia, no tengan dudas”, expresaron desde la asamblea.

Además, las organizaciones marcharán en repudio a la represión que sufren en las villas. “La vigilancia de Prefectura en las villas es constante, y hechos como el del sábado pasan muy seguido. Nosotros tenemos la posibilidad de denunciarlos cuando suceden estas cosas, pero la realidad es que no todos pueden hacerlo. Muchos tienen temor de denunciar porque las represalias son las que vemos. Tortura”, agregaron.

Estreno

Nuestros temas