Redacción Canal Abierto | En el marco del día del periodista, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires publicó un informe que detalla los despidos en el sector en 2017.

Sólo en ese año las desvinculaciones por despidos directos, “retiros voluntarios” y jubilaciones anticipadas, superaron el medio millar. Si se agregan a los datos relevados en el informe de 2016, rondan los 1.800 puestos de trabajo formales perdidos en los últimos 2 años.

Estas cifras son sólo de Buenos Aires. A nivel nacional, el número asciende a 3.000.

“Denunciamos una realidad de menos empleos disponibles, en muchos casos fuera de convenios colectivos y de toda legislación laboral vigente”, expresan desde SiPreBA.

El informe también destacó que durante 2017 el achicamiento se concentró más en los sectores no periodísticos de las empresas de medios. Casi el 80% de quienes perdieron su trabajo los hacían en sectores administrativos, técnicos y otros no periodísticos.

La Nación y Clarín superaron el centenar de cesantías, junto a DyN, con 96 despedidos por cierre, siendo los medios con más desvinculaciones.

“Los responsables de esto son los mismos de siempre. Los empresarios que vacían, precarizan y despiden, y junto a ellos, el Estado cada vez menos los ampara, fomentando esta actitud empresarial ante la ausencia de arbitrio y protección a los trabajadores”, manifiestan desde el sindicato.

Mientras tanto, en los primeros cinco meses de 2018 la situación no mejoró. Se están registrando nuevos embates contra el empleo y condiciones laborales en medios privados y públicos.

Por lo tanto, desde SiPreBA iniciaron acciones para reforzar la organización sindical en las empresas y poder defender a más trabajadores en estas situaciones, ya que entienden que “de esta situación también son cómplices los pseudo dirigentes, quienes ostentan sellos gremiales que debieran representar a los trabajadores de prensa pero que en rigor sólo sirven para que las patronales “negocien” salarios de miseria, promoviendo la precarización laboral cuando no directamente los despidos”.

Gracias a este fortalecimiento como gremio han logrado el fallo judicial que obliga a Clarín a hacer efectiva la reinstalación al delegado de la planta de expedición Zepita, Alejandro Ontivero, que fue despedido hace dos años, el mismo día en que fue electo delegado.

“Allí se demostró que Ontivero firmó más de mil contratos que dan cuenta que esa modalidad de trabajo lejos de ser “eventual”, como pretende la empresa, esconde un enorme fraude laboral en donde los trabajadores de prensa realizan sus tareas casi de manera “jornalera” sin reconocimiento de ningún derecho laboral”, manifestaron en el informe.

En este mismo contexto, las y los trabajadores de prensa organizados de Argentina marcharon ayer a las cámaras patronales y la agencia de noticias estatal Télam. La movilización fue contra los despidos, cierres de medios y el vaciamiento de los medios públicos, y en defensa del Estatuto del Periodista Profesional, los convenios colectivos de trabajo, la libertad de expresión, el derecho a la información y un periodismo sin presiones políticas ni económicas.

Estreno

Nuestros temas