Redacción Canal Abierto | Luego de las dos listas masivas que se conocieron en diciembre y en abril, esta semana comenzaron a hacerse efectivos nuevos despidos en delegaciones del organismos de todo el país. El Centro Regional Chaco-Formosa se vio particularmente afectado en todas las etapas del achicamiento del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria dispuesto por el Gobierno de Cambiemos, a todo con las reducción general que implementa desde diciembre de 2015 en toda la planta del Estado Nacional, que en el SENASA incluye la particularidad del avance hacia la tercerización/privatización de varios controles sanitarios.

De los primeros 130 despidos anunciados antes de fin de año, 18 eran trabajadores y trabajadoras de la regional Chaco-Formosa. 12 de Formosa. Cuando se conocieron los siguientes 230 despidos, también Formosa fue una de las provincias más afectadas, que en la actualidad cuenta con un 25% de personal.  Ayer se informaron otros 9 despidos en la zona, de los cuales 5 son formoseños.

Facundo Galvan es un veterinario que fue despedido en diciembre y reincorporado gracias a la lucha de ATE, el gremio al cual es afiliado. Fue desplazado de la oficina de Inocuidad, que con los despidos recientes que completamente vacía.

En la actualidad realiza tareas en el puerto y sostiene que su traslado tiene un objetivo de disciplinamiento: “me alejan del foco del conflicto- dice- para que no movilice o participe de la organización. Me sacan el turno, me sobrecargan de tareas, entonces se me dificulta estando lejos”.

Galvan trabajaba asistiendo a la Gendarmería en las rutas, asesorando y haciendo las actas de decomisos, y en atención al público en el Centro Regional, en las habilitaciones para centros de faena, salas de extracción, etc. “Es un desguazamiento de toda la estructura del organismo pero en particular de Formosa y del área de Inocuidad, que se encarga de que los alimentos que consumen las personas sean sanos”, dice.

Además, una de las ingenieras agrónomas que fueron despedidas en la provincia formaba parte de un programa que controlaba los residuos de los pesticidas en fruta y verduras.

Para completar el cuadro preocupante, Galvan explica: “hay dos oficinas, dos computadoras, dos impresoras, sin personas. No hay atención al público, resolución de trámites, desabastecieron a la provincia, le quitaron la posibilidad de que los alimentos de consumo sean inocuos, y la posibilidad de darles un destino de comercialización a los productores formoseños, porque para posicionar los productos por fuera del territorio provincial necesitan las habilitaciones de SENASA.

Un plan nacional

En los últimos días, en  Río Cuarto fue despedido un delegado gremial, miembro de la comisión directiva de la seccional de ATE.

En la semana, trabajadores y trabajadoras realizaron una manifestación frente a la sede local del organismo sanitario, en Avda. Marcelo T. De Alvear 965.

Walter Avalos, Secretario General de ATE Río Cuarto, explicó que “hay trabajadores despedidos del Centro Regional de la provincia de Córdoba, y un compañero de Río Cuarto que además de ser un trabajador del SENASA con 10 años de antigüedad es miembro de la Comisión Directiva de la seccional, Revisor de Cuentas Titular, con lo cual tiene fueros gremiales, pero este gobierno avanza sobre los trabajadores son ni ningún criterio”.

“Esto tiene que ver con el achicamiento del Estado que está llevando adelante el gobierno nacional, y con darle paso a las empresas privadas, un achicamiento que tiene dos facetas, por un lado que el Estado no controle nada, y por el otro bajarles los costos a las patronales empresarias”, denunció Avalos.

Por último, el dirigente estatal reivindicó que “Hay que volver a esas políticas que obligan a pagar más a los que más tienen, no como ahora que somos los trabajadores los que estamos pagando la fiesta de la timba financiera del gobierno nacional y todos los especuladores”.

En SENASA regional La Pampa se registraron ocho nuevos despidos

Según dio a conocer la Asociación Trabajadores del Estado, siete pertenecen a la oficina local y uno a la delegación de San Luis. Hay paro por tiempo indeterminado.

Este lunes anunciaron nuevas cesantías en el organismo sanitario: son seis despedidos en Santa Rosa, uno en General Pico y otro en la delegación de San Luis, que depende de la misma regional.

En la delegación de Santa Rosa los trabajadores realizaron una asamblea esta donde decidieron un paro por tiempo indeterminado. El mes pasado hubo otros cuatro despidos, aunque en dos casos se logró la reincorporación: La semana pasada las autoridades debieron reincorporar a Juana Rodríguez (58) a quien le faltaban dos años para jubilarse, y a otro trabajador que había sido cesanteado.

Lanzamiento

Nuestros temas