Redacción Canal Abierto | En los últimos días, Amnistía Internacional junto con organismos de Derechos Humanos, envió un comunicado en el que hace cargo al Gobierno de la Ciudad de la escalada de violencia institucional y el abuso policial hacia la comunidad senegalesa.

Durante los últimos meses, los barrios de Flores, Balvanera y Once fueron testigos de inmensos operativos policiales para perseguir a vendedores ambulantes, en su mayoría de nacionalidad senegalesa.

“Allanamientos violentos e injustificados, intimidación constante, hostigamiento y reiterados episodios de violencia física y verbal contra trabajadores senegaleses, ejercidos por la Policía de la Ciudad”, relata Amnistía Internacional en el comunicado.

El pasado 5 de junio un vendedor ambulante senegalés ( Kane Serigne Dame) fue violentamente intercedido por funcionarios policiales y terminó con una profunda herida en su brazo derecho e imputado en dos causas judiciales en plena vía pública.

Las causas penales son utilizadas como un mecanismo más de violencia. Criminaliza la venta ambulante y reduce las posibilidades de que se investigue a los funcionarios policiales que le provocaron lesiones. Además, provocan complicaciones con las autoridades migratorias, que incluso pueden llegar a provocar su expulsión del país.

Éste no se trató de un episodio aislado:“ La comunidad senegalesa viene denunciando un gravísimo incremento –en cantidad e intensidad- de diferentes formas de persecución y violencia por parte de la policía desde 2016, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como la de La Plata, y en localidades del conurbano bonaerense sur”, destacan desde Amnistía.

“Nos golpean, nos rompen los brazos, y nadie dice nada”

A raíz de la violenta forma en que la Policía de la Ciudad abordó a Dame, el vendedor ambulante herido que trascendió en los medios de comunicación, el 7 de junio en el barrio de Flores, diferentes organizaciones y la comunidad en general organizaron una manifestación para visibilizar la escalada de violencia y persecución a la comunidad senegalesa. “Sin embargo, apenas un día después de esta movilización, la Policía de la Ciudad, bajo las órdenes de la fiscalía porteña, realizó un operativo que incluyó más de 20 allanamientos en distintos hoteles y viviendas de senegaleses y en locales comerciales donde trabajan y detuvo durante más de 24 horas a 24 de ellos”, señalan desde Amnistía.

En junio del año pasado, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Discriminación Racial expresó su preocupación por la escalada de violencia contra los migrantes africanos en Argentina, expuestos al acoso y la extorsión por la policía y la ausencia total de mecanismos de protección por parte del Estado hacia los vendedores extranjeros.

“Las organizaciones sociales y de migrantes comprometidas con los derechos humanos denunciamos el trato discriminatorio, racista y violento contra la comunidad senegalesa y manifestamos nuestra profunda preocupación por el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía de la Ciudad; y exigimos a las autoridades que pongan fin a las prácticas extorsivas, discriminatorias y persecutorias contra los migrantes africanos, y una investigación imparcial e independiente de los hechos que determine la responsabilidad de los autores de los excesos”, sentencian en el comunicado.

 

El peligro de ser negro y querer trabajar en Buenos Aires

 

Foto: Revista La Vaca

 

promoción

Nuestros temas