Redacción Canal Abierto | Tras cuatro meses de conflicto sin negociación de paritarias, pago de los salarios demorados y escalonados, problemas edilicios en las escuelas y represión policial a los gremios que los nuclean, los docentes de Chubut firmaron un acuerdo paritario.

De la firma participaron al ministro coordinador de Gabinete, Marcial Paz; la ministra de Educación, Graciela Cigudosa; el secretario de Trabajo, Gerardo Gaitán y la secretaria general de Coordinación de Gabinete, Lucrecia Pourte.

Por los gremios estuvieron presentes por ATECh, Santiago Goodman, Marcela Capón y Tomás Montenegro; por el Sindicato Argentino de Docentes Privados, Carolina Rubia y Gustavo Sarmiento, y por el Sindicato de Trabajadores de la Educación, Cristian Ayala.

 Al respecto, Daniel Murphy, secretario gremial de la seccional sur de ATECh, dijo: “El acuerdo es por un 16% de aumento al básico ahora, con cláusula gatillo de actualización trimestral de acuerdo a un promedio entre el INDEC Nacional para Patagonia, y el instituto que mide el índice de la provincia de Chubut. El tercer y cuarto trimestre tiene que haber una actualización. La primera va a ser con el sueldo de octubre y la segunda con el de enero”.

El acuerdo fue aceptado por la mayoría de las seccionales, y aunque lo consideran insuficiente, lograron una serie de compromisos por parte del Gobierno que lograron frenar el ajuste que el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, pretendía aplicar con recortes y una paritaria a la baja, oficializada por decreto.

El básico de un docente en la provincia sureña es de $ 8.426, que con el aumento se eleva a $ 9.776. En el caso de la zona sur, que cuenta con adicionales sobre el básico por zona, recursos materiales y antigüedad, el salario es de $ 15.000, y ahora alcanza los $ 17.000.

En cuanto a los compromisos, se logró reactivar el transporte educativo, la derogación de los decretos que enmarcaban en ajuste, las mejoras edilicias, y el pase a planta gradual de los docentes con tareas de administradores de red, que son los responsables técnicos de cada escuela del sector tecnológico. Además, no se descontarán los días de paro, ni se sancionará a quienes tomaron las escuelas.

En términos de recomposición salarial, este acuerdo es insuficiente. Todo el mundo lo reconoce, pero avanzamos en otras cuestiones, y aguardamos por las actualizaciones de octubre y enero”, manifestó Murphy.

Mientras tanto, las clases se retomarán el 23 de julio, una vez finalizado el receso invernal, período donde se iniciará el programa de emergencia de reparación de escuelas, en todas las jurisdicciones para tener garantizados los edificios educativos en condiciones.

en octubre

Nuestros temas