Redacción Canal Abierto | En un nuevo atropello a la libertad de expresión, Papel Prensa –cuyo mayor propietario es el Grupo Clarín- aumentó el precio del papel. Quienes dependen de este insumo deben sí o sí pagar los costos impuestos por la empresa ya que es la única que lo comercializa en el país. Esto significa un nuevo golpe para los medios impresos que ya venían sufriendo los tarifazos.

“Papel Prensa lleva un aumento de 50% desde enero. Por ser un monopolio, su única competencia es la importación, así que acomoda el precio a la devaluación. La inacción del Estado favorece la concentración y afecta la libertad de expresión”, expresó Javier Borelli, presidente de la Cooperativa de Trabajadores Por Más Tiempo.

Además, esta semana se conoció un nuevo aumento que llegó al 12%. Desde la asociación de Diarios y Periódicos Regionales Argentinos (DyPRA) denunciaron el abuso de posición dominante que hace Papel Prensa y emitieron un comunicado en el que responsabilizaban al Estado nacional por favorecer este esquema que pone en riesgo a los medios de todo el país.

En la actualidad, Papel Prensa tiene 170 clientes y es dueño del 75% del papel que necesitan todos los diarios del país. Produce aproximadamente 170.000 toneladas de papel por año, que son fabricadas con 141.000 toneladas de pasta quimimecánica y 15.000 toneladas de pasta de papel reciclado producidas en la planta.

En 1976, durante la última dictadura, el gobierno de facto arrebató de forma ilegal las acciones de la empresa a la familia Graiver -según consta en la denuncia que efectuaron ante la Justicia-, y se las cedieron a los diarios La Nación, Clarín y La Razón.

En la actualidad, el 49% de las acciones de Papel Prensa están en manos del Grupo Clarín, mientras que La Nación posee un 22,49%; el Estado nacional, un 27,46%; y Télam, un 0,62%.

promoción

Nuestros temas