Por Marina Caivano | En La Plata, hace trece días que la gente con traumatismos que asiste al Hospital Rossi espera horas para recibir atención médica sin saber que no serán atendidos. Desde el incendio producido el 23 de julio en la institución, no se pueden realizar placas radiográficas, tomografías, ni ecografías. Hay un plus: los trabajadores que atienden al público tienen prohibido informarle a la gente la falencia, por lo que los enfermos de urgencia permanecen infructuosamente durante mucho tiempo en el hospital.

Los viernes son el día en que el servicio de Traumatología del Hospital Interzonal General de Agudos Prof. Dr. Rossi de La Plata recibe muchísimos pacientes que sufren traumatismos en diversas partes de sus cuerpos. Y cada viernes pasa el tiempo y sólo llaman a algunos. Los que esperan, empiezan a impacientarse e inquietarse porque no sólo se trata de esperar, están presenciando cómo son llamados algunos enfermos que llegaron después que ellos. En la Guardia pasa lo mismo: cada vez más gente se va juntando en la sala de espera de atención médica. Ya ni hay asientos.

“Menos mal que me acerqué a preguntar por qué no me atendían. Hacía tres horas que estaba esperando con mi brazo accidentado”, cuenta Fernando, un muchacho de 30 años que preguntó dolorido a una profesional del Hospital que se asomó por la puerta de al lado de ventanilla. “No hay rayos, ni ecografías, ni tomografías desde el incendio, pero el director nos tiene prohibido decirlo”, fue la respuesta de la mujer.

Efectivamente, el 23 de julio puede rastrearse el incendio en algunos medios locales que lo publicaron disimuladamente como un “susto”. Fuentes oficiales informaron que todo se inició a partir de una falla eléctrica en el aire acondicionado del área de radiología.

No es la primera vez que esto sucede en la institución de calle 37. Poco tiempo antes, el 4 de abril de este año, se había producido otro incendio a raíz de un cortocircuito en el área de Cirugía. Anteriormente, en marzo de este año, debieron suspender internaciones y cirugías ante los reiterados cortes de energía eléctrica producidos desde que se inició la instalación de nuevos tableros eléctricos. En esa ocasión, los representantes gremiales del hospital (CICOP, ATE y Salud Pública) responsabilizaron al Ministerio de Salud, a la Dirección Provincial de Hospitales y al Ministerio de Obras Públicas, quienes se habían encargado de la contratación, ejecución y puesta en funcionamiento del nuevo tablero eléctrico.

en octubre

Nuestros temas