Por Pablo Bassi | Si durante 2018 hubo un femicidio cada 34 horas en la Argentina, en lo que va del año ya es más de una mujer por día la que muere por violencia machista.

El asesinato de Valeria Coppa ayer en Bariloche desató en redes sociales la condena de personas y organizaciones sociales, sindicales y políticas que desde hoy a las 18 se concentrarán en Onelli y Brown para marchar al Centro Cívico.

Este martes cerca de las 16, Coppa fue asesinada de un disparo en la cabeza en los alrededores de la Catedral, en pleno centro de la ciudad. Cuando llegó al hospital zonal Ramón Carrillo no había mucho por hacer. Su ex pareja Mariano Cordi, presunto femicida, continúa prófugo.

Coppa era trabajadora del Centro de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia (Caina) de varones, dependiente de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF). Su caso pasa a integrar la triste estadística 2018 de un femicidio cada 34 horas, que sólo pudo ser confeccionada mediante las noticias en medios periodísticos, ya que no existe aún el organismo oficial que lo haga.

En diálogo con el diario Rio Negro, la mamá de Coppa, Marianela, relató que su hija mantenía una relación reciente con el sospechoso, aproximadamente desde mediados del año pasado y que desconocía si tenía antecedentes, como circula por las redes sociales. Valeria tenía dos hijos, de 16 y 9 años, con una pareja anterior.

Organizaciones feministas de Bariloche convocaron a marchar para exigir la declaración de la Emergencia Nacional de Violencias de Género, un aumento del presupuesto que el Estado nacional destina al Instituto Nacional de la Mujer -que para 2019 es de $11,36 por cada una-, como así también la implementación de todas las leyes sancionadas.

promoción

Nuestros temas