Redacción Canal Abierto | La última encuesta del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre el panorama del empleo en la Argentina en el 2018  revela que en los últimos años la proporción de ocupados en el sector microinformal de la estructura productiva siguió aumentando.

El 49,3% de la población activa se encuentra ocupada en este sector microinformal. Dentro de ese grupo, el 81,7% tiene un empleo de baja calidad, el 75,9% carece de aportes del sistema de seguridad social y en promedio recibe salarios de $10.283 mensuales, que ubica a un jefe o jefa de hogar al borde de la línea de la indigencia.

Esto se suma a las cifras brindadas por el Indec la semana pasada, donde se dio a conocer que la tasa de desempleo alcanzó el 10,1%, un registro récord que no se veía desde el 2006.

“Ese 10,1% representa 1.961.840 de desocupados. Esto implica que en un año hay 211.800 nuevos desempleados. Pero dadas las características que presenta el mercado laboral argentino, al observar los denominados “ocupados demandantes”, la tasa sube en un año de 15,3% a 17,5% es decir que hay una desocupación encubierta de 477.695 personas más”, sostienen desde el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).

Y agregan: “Durante todo el período de Macri, de cada diez puestos de trabajo generados 5 son cuentapropistas y 4 trabajadores clandestinos o no registrados”.

También te puede interesar: Despidos, desocupación y precarización: Los números que esconden las cifras del INDEC

A finales de 2018 los ocupados en el sector público representaban el 14,9%, y solamente el 35,8% de los ocupados realizaban actividades en el sector privado formal.  También en ese año, el 81,7% de los trabajadores del sector microinformal tenían un empleo precario o un subempleo inestable, mientras que este empleo de baja calidad sólo lo presentaron el 24,8% de los trabajadores del sector formal y el 12,6% de los del sector público.

En un año la situación del empleo informal creció gravemente. En 2017, el 47,9% de trabajadores se encontraba en situación precaria. En 2018 pasó a conformar el 49,3% de la Población Económicamente Activa (PEA) del país, producto de la crisis cambiaria, los altos índices inflacionarios, y el estado de recesión económica.

El estudio del Observatorio de la Deuda Social sobre Heterogeneidad y fragmentación del mercado de trabajo en Argentina se realizó sobre 5.800 casos en aglomerados urbanos con 80.000 habitantes o más en todo el país.

En esos casos se detectó que mientras que un trabajador que está en el mercado laboral pleno recibió en el 2018 un promedio de $24.985 mensuales, el empleado de la economía informal sólo obtuvo $10.283.

También te puede interesar: La crisis en el sector industrial y el fenómeno de las “changas”

Esta brecha se mantiene relativamente constante en todo el período analizado ya que el 26,4% de los trabajadores del sector microinformal se declara asalariado, mientras que el componente no asalariado representa el 73,6% de estos puestos.

La mayor parte (52,5%) de los trabajadores del sector microinformal tienen trabajos de cuentapropistas, mientras que el 20,3% tiene un trabajo en relación de dependencia pero sin recibir aportes. El 14,9% pasó por empleos temporales.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas