Redacción Canal Abierto | Tal como se preveía la tasa de desocupación informada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos superó los dos dígitos. Se ubicó en el 10,1% representando 1.961.840 desocupados, cifra que implica que en un año hay 211.800 nuevos desempleados. Pero dadas las características que presenta el mercado laboral argentino, al observar los denominados “ocupados demandantes”, la tasa sube en un año de 15,3% a 17,5% es decir que hay una desocupación encubierta de 477.695 personas más. Los datos surgen de un reciente estudio realizado por el IPyPP, que sintetiza: “En concreto, sumando la desocupación abierta y la encubierta en un año se agregaron a la búsqueda de empleo 689.495 personas más totalizando casi 5,4 millones de personas buscando trabajo”.

“Durante todo el período de Macri de cada diez puestos de trabajo generados 5 son cuentapropistas y 4 trabajadores clandestinos o no registrados”, asegura el texto.

Presión sobre el mercado laboral

Este nivel verificado de la desocupación abierta es el más elevado de los últimos doce años, sólo empatado en el también recesivo año 2014, cuando la economía, y especialmente la actividad industrial, comenzaban una trayectoria de retroceso.

El informe señala, además, que “un rasgo preocupante en la composición de la población desocupada que consiste en la mayor presencia de personas que han tenido una ocupación anterior y, por lo tanto, una consecuente disminución de “nuevos desocupados” o desocupados ingresantes a la actividad. El salto reciente en la desocupación obedece a los recientes procesos de expulsión de una mano de obra que continúa en actividad a través de la búsqueda de empleo”.

Por último, en el apartado sobre “Las dificultades en la generación de empleo”, el relevamiento del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas concluye que “el año 2018 fue protagonista del mayor deterioro experimentado en los últimos años. Así, la pobreza e indigencia trepó al 36% a finales del año pasado en el marco de una caída en el nivel de actividad del 7% mientras la industria sufrió un achicamiento aún más drástico, del -14,9%.

El Informe completo: Despidos, desocupación encubierta y precarización en la desindustrialización macrista

 

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas