Canal Abierto Radio | Antes de la cuarentena, el movimiento de mujeres advirtió que en una eventual cuarentena recrudecerían las desigualdades y la violencia de género, física, psíquica y económica. Clarisa Gambera, secretaria de Género y Diversidad de la CTA Autónoma Capital y directora del Departamento de Género de ATE Nacional subrayó que las desigualdades de mujeres y disidencias «frente a este mercado de trabajo ahora son descarnadas”.

El documento profundiza la situación de las mujeres y de la población trans y travesti en un contexto de emergencia sanitaria “que desnuda la crisis y la desigualdad estructural en la que estamos, en relación al patriarcado; y nuestro país en relación a la pobreza”. También aporta la perspectiva de las trabajadoras en torno a la división del trabajo y a las tareas de reproducción.

“Somos las trabajadoras esenciales que salimos a ponerle el cuerpo, que no nos podemos quedar en casa, las cuidadoras de salud, de niños, niñas y adolescentes, de adultos mayores o de mujeres víctimas de violencias. Con todo el miedo y el riesgo que supone no poder cuidarse, y volver a casa y exponer a la familia a eso. Realmente hay un impacto diferencial si lo mirás con perspectiva de género”.

El 8 de marzo dijimos: la deuda es con nosotras y nosotres” porque en medio de la crisis, “éramos nosotras las más precarias, las que le seguíamos poniendo el cuerpo a las situaciones de violencia que se recrudecen en el marco de la precariedad, haciendo magia para parar la olla en los barrios más pobres de la Argentina” remarcó Gambera.

La secretaria de género de la CTA Autónoma advirtió que también quedó en evidencia la crisis habitacional y alimentaria con la cantidad de población que se inscribió para cobrar el subsidio del Estado.

Leé el documento aquí.

Escuchá la entrevista completa:

 

Foto: Amnistía Internacional

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas