Por Revista Cítrica | Hay un desaparecido en democracia. Como Luciano Arruga, como  Jorge Julio López, como Santiago Maldonado. Nombre: Luis Armando Espinoza. Edad: 31. Lugar: Pasaje El Melcho en Simoca, provincia de Tucumán. Fecha de desaparición: viernes 15 de mayo de 2020. Fuerza de seguridad involucrada en su desaparición: Policía de Tucumán, ocho efectivos de Monteagudo. Encubridores de la desaparición: Comisaría de Monteagudo. Última persona en ver a Luis con vida: su hermano Juan Antonio. Parte oficial de la Policía: dispersar una carrera de caballos. Esos son los datos irrefutables.

También se sabe que ninguno de los dos hermanos participó de la carrera de caballos, que Juan Antonio fue golpeado brutalmente por los policías y que a Luis le tiraron un balazo.

Lo que se supone y lo que los lugareños y la abogada Cinthia Campos esperan demostrar es que la Policía sacó a Luis- no se sabe si con vida o no- del lugar donde le pegaron el balazo y se lo llevaron en la camioneta de una de los efectivos hacia otro sitio.

Otro dato confirmado: nueve policías fueron pasados a disponibilidad y se encuentran. Dos de ellos, Claudio Alfredo Zelaya y Gerardo Esteban González Rojas en octubre de 2018 golpearon brutalmente a Alan Andrada a la salida de un baile. Alan tenía 20 años y falleció días después de una hemorragia producto de los golpes. Estos policías seguían trabajando como si nada.

Hasta aquí la información que aún no aparece en los grandes titulares de los medios provinciales ni mucho menos los nacionales.

Ayer, miércoles 20 de mayo, dos días después de tomar la representación de la familia de Luis Espinoza, la abogada Cinthia Campos accedió a una entrevista con Revista Cítrica.

“En el momento de tomar este caso, yo considero, y es una opinión personal mía, que la justicia está haciendo muy bien su trabajo. El tema fue que la denuncia que hizo en la policía el Ministerio Público Fiscal, la parte investigadora, ha demorado 24 horas. Entonces fue mucho tiempo después de la desaparición de Luis Espinoza. Es por ello que tenemos que tomar en consideración que la justicia recién ha comenzado a trabajar a partir del día domingo haciendo rastrillajes. Tanto por tierra, como por agua y por aire. Se pusieron a disposición en la investigación los helicópteros del Ministerio de Seguridad Ciudadana y la policía lacustre que estuvo navegando en la zona del Dique Embalse, que une Tucumán con Termas del Río Hondo. Se hizo rastrillaje a caballo y a pie, con colaboración de gente del lugar. Fueron más de 200 personas: voluntarios que se han ofrecido para hacer los rastrillajes y que son conocedores del lugar. Gente de campo que puede perfectamente introducirse en el monte y no perderse.

Se han utilizado también dos perros, de la Caballería de la Policía de Tucumán, totalmente entrenados para este tipo de búsquedas. Eso fue lo que a nosotros nos llamó más la atención porque los perros pudieron seguir, a través del olfato, rastros del señor Espinoza y encontrar la mancha que creemos que es de sangre. El perro se detiene ahí y no avanza hacia otros sectores. Se lo intentó hacer avanzar a otro lugar pero se vuelve. Esto significa que vuelve al lugar donde está la mancha (de sangre) por eso es que nosotros presumimos que Luis Espinoza fue levantado en ese lugar».

¿Cuál es la situación de los 8 policías y cómo está caratulada la causa?

-El lunes a la tarde se firmó el decreto del ministro de seguridad de la provincia Claudio Maley poniendo a disponibilidad a los 8 efectivos policiales. Quiere decir que han sido suspendidos de sus tareas habituales y van a tener que esperar que la justicia actúe para poder determinar su grado de responsabilidad. La causa está igual que al inicio “Luis Armando Espinoza sobre presunta desaparición” y está interviniendo la Fiscalía de Instrucción de la Primera Nominación, del Centro Judicial Monteros, que queda en el sur de la provincia de Tucumán.

¿Dadas las características de la causa, y un claro accionar de 8 policías, vos tenés pensado pedir el cambio de carátula a desaparición forzada?

Por el momento no hemos pedido ningún cambio de carátula, pero es probable que lo hagamos en las próximas horas. En estos momentos estamos estudiando el avance de la causa, y va a depender del resultado de las pericias que se hicieron en estos últimos días, para que la querella pida el cambio de carátula.

La última información actualizada al 21 de mayo brindada por Campos asegura que la causa de la caratula fue cambian a «desaparición forzada».

Respecto a la declaración de los efectivos policiales aún no se hizo ninguna. Se está esperando que se proceda a la detención y tengo entendido que aún no fue ordenada pero confiamos que las últimas horas van a ser cruciales para que los detengan y a partir de ahí ya adquieran la calidad de imputados. Y ahí entonces, consideramos nosotros, escuchar la versión de los 8 efectivos puede resultar muy útil para tratar de descubrir la verdad. Si se abstienen de declarar, por supuesto no van a arriesgar ningún dato. Pero si declaran colaborarían mucho con la investigación y trataríamos de esclarecer esto que es una desaparición y que en principio los tiene implicados.

¿Crees que esta investigación la debe seguir realizando la misma fuerza que está implicada? ¿Al ser policías no podrían tener algún tipo de incidencia sobre quienes están investigando?

-La verdad que yo he estado controlando porque estuve a la par de los investigadores. La cabeza de la investigación la sigue la División de Delitos Complejos acá en la provincia de Tucumán. Pero tengo entendido por distintas versiones, que no está interviniendo ninguna Comisaria. Son distintas las secciones y divisiones. Delitos complejos lo hace de manera científica, mucho más practica y tienen otra forma de investigar quizás que la policía ordinaria. Tengo entendido eso y que está prohibido que cualquier efectivo policial de comisaría, intervenga en alguna medida. Solamente investigación de delitos complejos Sur, que tiene su sede en la ciudad de Concepción.

Familiares y vecinos dicen que hubo irregularidades, presencia de legisladores y personas ajenas a la investigación y también cuestionan que no se haya detenido aún a los 8 efectivos policiales.

-Nosotros nos preguntamos lo mismo. El tema es que las evidencias que van a formar parte de la acusación hacia los 8 efectivos recién están esperando resultados. Yo confío en que los van a detener hoy. Hay muchas versiones extraoficiales que todavía no consideramos ponerlas en conocimiento de la gente porque no están confirmadas, pero todas las hipótesis que manejan los  investigadores de la división de delitos complejos, llegan, terminan concluyendo que son responsables los efectivos. Eso lo vamos a ver hoy a últimas horas de la tarde. Sé por fuentes extraoficiales que los iban a detener en la mañana de hoy pero no tengo nada confirmado. Son versiones extraoficiales porque no es fácil hacer llevar adelante una detención. Hay que fijarse muy bien que los pasos procesales se den de manera legal, porque los planteos que puede llegar a hacer la defensa son muchos.

La gente del lugar se ha movilizado mucho en buscar y esa movilización desorganizada también ha generado que toda la escena donde se habrían producido los hechos se vea contaminada. Entonces en base a eso hay que ser muy minuciosos con el tema de la búsqueda. Siempre hay que estar ante las directivas del Ministerio Público Fiscal.

Según cuenta Mariana Romero, la colega periodista que sigue el caso desde el comienzo, los lugareños salieron a buscar a la escena del crimen ante la falta de respuestas oficiales.

-Eso es cierto. Tardaron demasiado. La responsabilidad fue de la Comisaría de Monteagudo. La ley dice claramente que ante el conocimiento de algún hecho posible calificado como delito tenemos 6 horas para poner en conocimiento al Ministerio Público. La policía de Monteagudo demoró 24 hs, por ende tenemos un día de retraso en la investigación. Esas casi 24 hs pudieron ser cruciales para que la escena se contamine, para que las pruebas que pudieran servir a la investigación sean borradas o alteradas. Eso realmente es preocupante, como querellantes me aflige mucho esa situación pero confiamos en que las pruebas del fiscal van a poder determinar lo sucedido.

¿Saben cuándo estarán los resultados de las pericias con los perros y los análisis de los restos de sangre?

-Eso está pendiente. Personal de laboratorio de equipo científico de investigaciones del Ministerio Público Fiscal está encargado de hacer los análisis. Todavía no tenemos la respuesta pero esperamos que pronto la podamos tener. Recién en el día de ayer se realizaron las dos pericias más importantes: 1) determinar si hay sangre en la camioneta secuestrada o algún resto biológico. 2) para encontrar huellas cabello o algún elemento piloso. Eso se hizo ayer a las 17 hs en la comisaría de la ciudad de Simoca. Los resultados no sabemos cuándo van a estar, pero al estar presente en la pericia tomé nota de lo  que se ha podido secuestrar o levantar como muestra. Fue una huella dactilar en la palanca de cambio de la camioneta y dos elementos pilosos (cabellos pero no podemos decirles así hasta que se haga el estudio). También se han podido levantar dos manchas (no puedo decir que sean sangre) en el sector trasero de la camioneta. Pero las dos muestras de manchas levantadas en hisopo reaccionaron de manera positiva a la técnica de luminol que se aplicó.

¿Algunos de los policías involucrados ya tenían antecedentes en casos de violencia policial?

-Ayer tome conocimiento de eso. No sabía nada. Fue a través de una comunicación telefónica con el defensor de la familia que los había acusado en el año 2018 de haber golpeado brutalmente a un joven de Simoca de 20 años. Luego de los golpes este muchacho falleció. Es lo que sé. Nosotros vamos a seguir trabajando para que se descubra o se esclarezca, para que aparezca el señor Espinoza que es lo único que nos importa.

¿La declaración de Antonio lleva a creer que su hermano ya no está vivo?

A Antonio el hermano de Luis, se le ha prestado declaración. Fue el testigo más clave, testigo crucial en esta causa, porque ha brindado datos importantes.

En resumen manifestó que fue reducido por personal policial, luego brutalmente golpeado y esposado y dejado a la orilla del camino por el cual transitan los vecinos. Desde el suelo y esposado alcanzó a ver cuando un policía remontó un arma y escuchó el disparó en dirección a donde se encontraba su hermano. Antonio fue reprimido por la policía y el señor Luis Espinoza pegó un grito y les dijo a los efectivos que por favor dejaran de golpear a su hermano. Y eso hicieron. Pero fueron hacia él. Hacia Luis.

La mancha de sangre encontrada en el monte coincide con lo que cuenta Antonio acerca del disparo que le tiraron a Luis. Porque fue justamente en un camino vecinal que allí hace una curva y en esa zona hay mucho monte y  como hubo un desplazamiento de su hermano tratando de huir de la policia persiguiendolo, fue en ese momento que no pudo ver si el disparo le dio o no a su hermano, pero sí que fue en dirección a donde estaba él y aparte no había nadie más en ese camino vecinal que ellos dos. No pudo ver, pero si advertir que la policía iba en dirección a donde estaba su hermano y que escucho ese disparo.

Las versiones que circulan dicen que ellos no estaban participando de la carrera de caballos pero sí que la policía los persiguió.

-Entendemos que pudo haber sido un error de la policía pensando que se detuvieron en la carrera. Pero nosotros podemos probar, porque tenemos la evidencia para hacerlo, que el señor Juan Antonio Espinoza venía a caballo de la zona de Monteagudo. Venía específicamente del Correo, de cobrar su pensión y estaba llegando a la casa de su hija que vive en la zona. En el camino se cruzó con su hermano. Ninguno de los dos participaba de la carrera. Luis Armando que no toma bebidas alcohólicas, no utiliza celulares ni elementos tecnológicos. Es una persona pacífica de buen comportamiento y una excelente persona según lo describieron sus vecinos. Jamás ha tenido problemas con nadie. Los lugareños entienden que, queriendo rescatar a su hermano de la golpiza policial, logra que dejen de golpearlo pero a la vez intenta huir y es donde se produce algún forcejeo o alguna especie de enfrentamiento y ahí a la policía se le fue la mano. Eso que es lo que todo el mundo piensa pero no podemos confirmar. Lo que sí podemos confirmar es que el disparo existió. El señor Juan Antonio lo escuchó y fue en dirección a donde estaba su hermano. Y esto fue mucho después de que se desalojara esta cancha donde estaban haciendo la carrera.

¿Cree que es un caso semejante al de Santiago Maldonado?

Es muy prematuro opinar en ese sentido. Necesitamos tener el resultado de las pericias.

Publicado originalmente en: Revista Cítrica

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas