Redacción Canal Abierto | Comienza la 5ª edición de FINCA, Festival Internacional de Cine Ambiental. Tal como como tuvieron que hacerlo otras experiencias, este año el evento se realizará en formato virtual. Bajo el lema “Activemos otro clima”, desde hoy y hasta el 24 de junio se proyectarán las películas en el sitio oficial del festival, a la vez que las actividades se desarrollarán mediante plataformas y redes sociales.

“Creemos en el cine como una herramienta fundamental de transformación social y es por eso que la empatía que genera ver una película con historias de vida que, a pesar de distancias geográficas o culturales, acerca a los conflictos que vivimos día a día, que nos representa en el camino de construcción de un mundo distinto, hacen como una magia en torno al cine. El impacto que genera en la sociedad, en el cambio de hábitos personales a cambios de visión de la opinión pública. Tenemos muchas experiencias de películas que han logrado impactar en la sociedad por la referencia a los temas y la capacidad de contarlo. Estamos siempre siguiendo esa búsqueda para traer al festival películas que vemos que tienen ese poder, desde las distintas visiones que pueden tener un pueblo o una cultura en un contexto especial”, sostuvo Florencia Santucho, directora del festival en diálogo con Canal Abierto.

“Son muy variadas las propuestas, lo que las caracteriza y las une es este significado de transformación social que queremos impulsar del cine, con esperanza y conocimiento de otras experiencias positivas para enfrentar esta y futuras crisis que seguramente vendrán si no cambiamos radicalmente el sistema de vida, de producción y de consumo”, agregó.

Sobre las características de las producciones que se exhibirán y la posibilidad de llegar a públicos que excedan a quienes ya tienen interés en estas temáticas, Santucho planteó que “nosotros apuntamos a un cine de calidad, que viene ganando premios en otros festivales internacionales de relieve. Tenemos esa línea de curaduría que busca cierto cine de calidad. Eso por supuesto trae a un mundo de cinéfilos. En cuanto al debate estamos siempre buscando alcanzar jóvenes que están movilizándose en todo el mundo en el marco de la lucha contra el cambio climático, que a su vez están vinculados con muchos movimientos juveniles de otro tipo, como los estudiantiles. Así que nos acercamos a ese público con elección de programaciones como la de Escuela, que está especialmente dirigido a ellos y ellas. Así vamos desarrollando líneas de programación, temática y de encuentros que intentan llegar más allá de los amantes del cine y de los especialistas en temas ambientales. Buscamos ampliar nuestro público y posiblemente esta experiencia de espacio virtual nos lo facilite, porque hay que diferenciar la comunicación en todas las plataformas virtuales y cada una tiene un público propio, entonces a ellos nos vamos dirigiendo según el material que tengamos”.

Consultada acerca de la posibilidad de que la pandemia haya abierto un nuevo tipo de formato y que, una vez pasado el momento de aislamiento pueda tener continuidad en forma virtual, de manera tal de poder acercar el festival a todos los espectadores posibles del país, Santucho aventuró que “seguramente es algo que vamos a tener que tomar en cuenta, en sintonía con lo que pasa en el resto del mundo a medida que van avanzando de fases. Nuestras redes internacionales de festivales de cine nos recuerdan que va a haber cambios inevitables. Así que tenemos que lograr aprovechar este momento para capacitarnos e identificar cuáles son los espacios accesibles para nosotros, porque hay diferencias sustanciales. Entonces no es solamente la edición del festival sino momentos de capacitación virtual, debates, encuentros y conversatorios que tienen la ventaja de poder acercarnos a profesionales, especialista y actores sociales sin que tengamos que tener un costo para el ambiente ni tampoco la necesidad de estar todos en un mismo espacio”.

Por último, la directora del FINCA se refirió a la relación entre el cine y el cuidado del medio ambiente, pero ya no desde el punto de vista de la temática, sino desde el modo en que los films se producen: “Hasta ahora en Argentina y en Latinoamérica no hay categorías específicas sobre este tema -dice Santucho-, que una película ha respetado ciertos parámetros de lo que serían ahora los objetivos del desarrollo sustentable de la agenda 2030, que dice que en los próximos 10 años todos los países tenemos que alcanzar ciertas metas para reducir el impacto ambiental. En algunos países como España se han empezado a implementar estos criterios de integración en planes de producción, guiones y proyectos de cine con esos temas, que sean un plus a la hora de conseguir fondos pero también de circular dentro de festivales ambientales. En nuestro caso, estamos promoviendo para esta 5ª edición una clase magistral de Paloma Andrés Urrutia, que es una especialista en cómo hacer un plan de acción para un futuro verde en la que va a hablar de cómo hacer un cine sustentable. Es algo que por lo pronto en Argentina no está desarrollado. Vamos a estar invitando a instituciones de cine, asociaciones de directores y productoras para que entre todos y todas empecemos a pensar en cómo podemos tener un cine nacional con menor impacto ambiental”, concluyó.

 

Foto principal: Captura de La Nam Qom, documental (2020); director, Javier Pernas. Fuente: Tw @FestivalFINCA

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas