Redacción Canal Abierto | La Colonia Agroecológica 20 de abril “Darío Santillán”, que se encuentra en la localidad bonaerense Jáuregui, partido de Luján, fue el escenario elegido por la Unión de Trabajadores de la Tierra para el lanzamiento de las dos leyes con las que buscan fomentar el desarrollo del pequeño campesinado y la producción familiar en Buenos Aires.

Las iniciativas para la Promoción de la Agroecología y el Arraigo Rural ya fueron presentadas en la legislatura provincial por el senador del Frente de Todos Francisco Durañona.

 

La ley del campo

Consultado para esta nota, el abogado de la UTT, Franco Segesso, explicó que el primero de los proyectos “propone un registro de productores, visibilización de su circuito de comercialización, un sello de producto agroecológico, un código de faltas para resolver conflictos con productores linderos que utilicen agrotóxicos, y un límite de 300 metros de distancia para las fumigaciones”. Sobre este último punto, el letrado advierte que “seguramente será motivo de conflicto, pero buscamos que no se afecte la producción porque hay que entender que en un conglomerado una fumigación puede llegar a caer en el medio de un lote ubicado a 300 metros, de un vecino que hace agricultura convencional”.

Le ley busca además que el 50% de lo recaudado por la aplicación de multas sea destinado a la promoción de la agroecología y que los organismos públicos y empresas con participación de la Provincia deban priorizar la compra a productores agroecológicos.

Por otro lado, la ley de Arraigo tiene dos ejes. Explica Segesso: “Para los productores que necesiten acceder al mercado inmobiliario se crearán créditos para tierra y vivienda, como un ProCreAr rural, que es algo que nosotros ya presentamos en el Congreso de la Nación en 2016 y 2018, y que implica que quienes sean beneficiarios estén exentos del impuesto inmobiliario hasta que paguen la totalidad de la hipoteca”.

Por otro lado, se incluye un programa de fortalecimiento de los municipios para que, en conjunto con organizaciones locales, puedan acceder a infraestructura, inmuebles fiscales, créditos y ayuda técnica para el desarrollo de las colonias.

“Hay un consenso social sobre el avance de la producción agroecológica y sobre la necesidad, más aun en la pandemia, de desconcentrar las ciudades. La pandemia dejó en evidencia que la producción y comercialización local y de alimentos es fundamental”, asegura el abogado.

Por último, la base fáctica sobre la cual se apoya la urgencia de la sanción de estas leyes: “La mayoría de nuestros compañeros viven en los cordones urbanos en condiciones muy precarias, sin viviendas dignas, en casillas de madera con gran riesgo de incendios, sin aislación térmica -muchas veces en peores condiciones que los barrios populares de las ciudades-, sin acceso a la justicia, al agua, sin cloacas, entonces la posibilidad de acceder a la tierra y tener seguridad permitiría mejorar las condiciones de vida y de trabajo de quienes producen la mayor parte de los alimentos que consume el pueblo”.

 

Un 18 de junio en la 20 de abril

En la Colonia Integral de Abastecimiento Urbano “Darío Santillán”, en el kilómetro 75 de la ruta provincial 5, más de 30 familias organizadas en la UTT viven y producen flores, frutas y verduras sin agrotóxicos, entre otras cosas, desde 2015. Se trata de un antiguo internado recuperado por las familias campesinas en lucha, en el que se organizan ferias de venta directa y distintas actividades con la comunidad local.

Durante la acción en la que se presentaron las leyes, Yolanda, una de las trabajadoras del lugar, expresó que el objetivo es “que otros productores puedan conseguir algo tan lindo como esta colonia”.

Por su parte, Durañona, senador y referente del Movimiento Arraigo, dijo que los proyectos buscan que “el Estado  bonaerense pueda distribuir la enorme cantidad de tierras fiscales que tiene con esquemas financieros absolutamente accesibles y blandos, para el desarrollo de colonias agroecológicas y de agricultura familiar como esta”.

“Desde Lujan o desde el norte de Santa Fe los comerciantes tienen que irse hasta el Mercado Central para comprar la verdura que después venden en el interior de Argentina, que es donde se produce”, alertó el ex intendente de San Antonio de Areco.

Por su parte, el director del Mercado Central y principal dirigente de la UTT, Nahuel Levaggi, reclamó: “En su momento hubo una promoción desde los gobiernos del agronegocio, y por eso entendemos que el Estado hoy tiene que jugar un rol activo en la promoción de la agroecología, para garantizar la salud del que produce, del planeta y del que consume”.

 

 Video: Pablo Martínez Levy

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas