Redacción Canal Abierto | El 7 de julio se abrió la inscripción al Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (ReNaTEP), impulsado por el Ministerio de Desarrollo para conocer quiénes son los ciudadanos que generan sus propios ingresos, y en base a eso , promover el acceso a instrumentos que les permitan potenciar su trabajo y garantizar sus derechos.

Desde la apertura hasta el 19 de agosto hubo 461.810 preinscripciones. Como primer dato a destacar, fueron más las mujeres que se inscribieron. Desde el Renatep sostienen que, al igual que la pobreza, la economía popular está feminizada. El 42% del registro lo ocupan mujeres y el 53% manifestó una forma asociativa en la organización del trabajo.

“Nosotras, las mujeres que somos el sostén de nuestro hogar y ahora con esta pandemia se ha visibilizado mucho más que cientos de ellas han salido de sus casas para apoyar en las ollas populares y estar al frente de esta pandemia. Son las mujeres las que están en la primera línea tratando de afrontar esta pandemia, como las promotoras de salud y las vecinas que se han encargado de ayudar a los demás asistiendo con las comidas”, señaló Silvia Cano, vecina de la Villa 21-24.

También te puede interesar: Crean un registro para valorizar el trabajo de la economía popular

Son justamente los trabajos sociocomunitarios los que ocupan un porcentaje alto en el registro. El reflejo de este momento de emergencia social y alimentaria que atraviesa el país se explica con un 26% de esas personas abocadas a tareas en los comedores y merenderos comunitarios, preparando comida, limpiando, cargando y descargando mercadería, o distribuyendo viandas.

Fuente: ReNaTEP

“Somos las más golpeadas de esta pandemia, porque a pesar de haber visto nuestros trabajos e ingresos frenados, estuvimos dando respuestas antes y durante la cuarentena a todas las necesidades básicas de vecinos y vecinas. Todo ese trabajo que ya veníamos abordando como las tierras, las plantaciones para llevar las frutas y verduras a las casas sin que haya intermediarios se intensificó”, agregó Cano.

A su vez, destacó: “El avance que hizo el Estado y la iniciativa es buenísima pero hay que ir por más reconocimientos para las y los trabajadores de la economía popular, que todo el laburo que venimos sosteniendo desde abajo como los cuidados, la asistencia a adultos mayores, las promotoras de salud, los comedores, los merenderos, los espacios de adicciones, sea visibilizados y reconocido”.

También te puede interesar: Tareas domésticas y de cuidado en tiempos de cuarentena

Otras de las tareas que son poco reconocidas son los espacios de contención. En este sentido, Cano comentó que los casos de violencia de género, donde las víctimas pasan la cuarentena encerradas con su agresor, fueron más recurrentes y tuvieron que encontrar nuevas formas de abordar esto y brindar la contención necesaria a las víctimas.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas