Canal Abierto Radio | No es la primera vez que un grupo de vecinos promueve avanzar sobre las comunidades mapuches, particularmente la Lof Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi, bajo un supuesto “banderazo patriótico”, con un discurso xenófobo y racista, y claras intenciones de generar violencia.

“Son un sector minoritario peligroso que son anticuarentena, anti reforma judicial, antigobierno nacional. Usaron la excusa de un conflicto que sí existe desde hace 140 años, que está en escena nacional desde que mataron a Rafael Nahuel, y que se está intentando resolver mediante el diálogo. Lo que intentaron hacer es una marcha para desestabilizar la democracia. ¿Qué hubiera representado si una caravana que estaba armada hubiera llegado al territorio de la comunidad?” expresó el Werquen de la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro, Orlando Carriqueo.

Apuntó a funcionarios locales, provinciales y nacionales del Pro: “Los que faltan a esa responsabilidad son la ex ministra (Patricia) Bullrich, desde el informe RAM, y muchos legisladores del Pro, que marcaron el camino de la violencia”. El Parlamento incluso denunció ante el INADI al portal “El Cordillerano” por la difusión de la marcha con el pretexto de que era una convocatoria abierta. “Hay que tener una responsabilidad democrática, que tiene que tener cualquier medio de prensa en publicar cuestiones que no tienen firma, son anónimas. Porque en los mismos comentarios quedaba a la vista la intención que tenía esa marcha” expresó.

Desde fines de la semana pasada la propia gobernadora rionegrina Arabela Carreras viajó a la cordillera para desactivar esa marcha. La caravana se ejecutó de todas maneras, pero los retenes de la Policía y la Gendarmería impidieron que lleguen a la Lof. Este lunes 31 de agosto llegó la delegación del Gobierno Nacional, encabezada por el Jefe de Gabinete Nacional Santiafo Cafiero, que junto a la Ministra de Seguridad Sabina Frederic y mantuvieron una reunión con los representantes mapuches “para tener in situ las demandas comunitarias”.

La violencia de estos grupos pequeños desvía la atención del verdadero conflicto, que data desde la fundación de la Nación Argentina. El pueblo mapuche habita el sur de la América Latina hace 10.000 años, con una concepción comunitaria de la propiedad de la tierra. “La tierra para nosotros no se vende, no se transfiere, no se alquila, tiene un sentido de pertenencia y entendemos que debe haber títulos comunitarios, devolución de tierras aptas y suficientes” puntualizó Carriqueo.

Puntualmente en Río Negro los conflictos son con la firma del magnate italiano Luciano Benetton; con el inglés Joe Lewis, el amigo del ex presidente Mauricio Macri que tiene ilegalmente cerrado el paso a toda la población al Lago Escondido y con su vecino, el Hamad Jalifa Al Thani, Emir de Qatar, que en 2018 compró 28 mil hectáreas. Hay órdenes de desalojo de la justicia provincial, “y un órgano de co-gestión que no tiene ningún funcionamiento en la realidad” remarcó el representante mapuche.

“Gran parte de la sociedad en Argentina y en Latinoamérica son indígenas, y aun así hoy está desconocida por los Estados excepto en Bolivia, quizá Ecuador. Pero aún con ese reconocimiento, todos los Estados en Latinoamérica tienen conflictos con las comunidades de pueblos originarios. Y eso tiene que ver con algo que no está resuelto por la democracia”.

Pese a que existe en las leyes, nunca se ejecutó el fondo de desarrollo de la comunidades, o la resolución que les debería garantizar tierras aptas y suficientes: “El principal actor que nunca cumplió el reconocimiento real y efectivo de la preexistencia es el Estado Nacional” subrayó. El propio presidente Alberto Fernández, en su asunción habló de una deuda de la democracia con los pueblos originarios, “y me parece que es hora que el Estado empiece a pagar la deuda” indicó el Werken.

Escuchá la entrevista completa:

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas