Redacción Canal Abierto | El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, dispuso este miércoles aplicar multas de hasta 1 millón de pesos y arresto domiciliario para el personal de salud que no realice las prestaciones que pide la cartera sanitaria provincial en el contexto de la pandemia de Covid-19.

“Además de inconstitucional, es una verdadera canallada para con los integrantes del sistema sanitario que se rompen el lomo todos los días, arriesgando su salud y la de su familia”, señaló Víctor Aramayo, médico y secretario adjunto de CTA Autónoma Jujuy.

En esta diálogo con Canal Abierto, el profesional de la salud advierte sobre la crítica situación sanitaria que atraviesa la provincia, plantea las medidas que entiende debería adoptar las autoridades y cuestiona el polémico decreto que busca criminalizar a quienes están en la primera linea de combate contra el COVID-19. “Es una extorisión de parte de un déspota que no está en sus cabales”, sentencia. 

¿Cuál es la situación de la pandemia en Jujuy?

La situación es extremadamente grave por el ritmo de crecimiento que vienen teniendo los contagios y por las perspectivas en términos de desborde del sistema sanitario, tanto público como privado. En este momento hay enormes dificultades para conseguir una cama o un respirador.

Al día de hoy la provincia acumula 8562 casos positivos, de los cuales 303 fueron confirmados en el último parte de ayer, con 5184 recuperados y 3112 activos. El promedio de fallecidos no baja de 8 o 9 por día y el acumulado es de 255. Todo esto hay que tomarlo con pinza porque hay un sub registro importante: se esconden, tergiversan y manipulan los números, y hay demoras en la comunicación de fallecidos. De hecho, si se observa el reporte diario del Ministerio de Salud de la Nación vemos que en los últimos 4 días no hay muertes en Jujuy.

De todos modos, ese sub registro debe quedar en evidencia con la tasa de letalidad, ¿no?

Así es. La tasa de letalidad de la provincia hoy supera el 3%, muy superior a cualquier otro rincón del país. Y en el caso del departamento de Ledesma, por encima del 4%, es casi el doble de la nacional. Esto revela el colapso absoluto del sistema y la imposibilidad de asistir a los pacientes contagiados con COVID-19, y también da cuenta de la incapacidad de quienes conducen la gestión de la pandemia en Jujuy.

Va a ser muy difícil lograr revertir esta situación, a menos que tomemos medidas urgentes.

¿Qué medidas?  

Se pueden sintetizar en tres cuestiones: cambio de gestión, de estrategia y un mayor apoyo logístico desde Nación. En primer lugar, se debería cambiar un equipo de gestión provincial de la pandemia que ha demostrado incapacidad para tomar medidas en tiempo y forma, por otro integrado por profesionales con mucha experiencia en manejo de epidemias. En segundo término, se tendría que cambiar la estrategia para abordar la situación, y que debería pensar un enfoque mas direccionado y focalizado de los tests. Es decir, cambiar la táctica, multiplicando por diez la cantidad de testeos para poder tener una mínima reconstrucción del árbol de contagio y así proceder al aislamiento efectivo de infectados y contactos estrechos. Como tercera medida, creo imprescindible el refuerzo logístico desde el Gobierno nacional, no sólo en relación a los materiales sino también de personal sanitario. No alcanza con lo que se ha mandado.

Hace unas semanas se volvió viral el video de una enfermera jujeña que denunciaba la falta de recursos humanos y materiales en estar situación de colapso y saturación del sistema. La respuesta del gobernador fue un decreto que criminaliza al personal de la salud que no cumpliese con las disposiciones de su ministerio de salud. ¿Qué interpretación haces de esta medida?

Desde ya, nosotros planteamos la inconstitucionalidad del decreto. Pero más allá de las consideraciones legales, es una verdadera canallada para con los integrantes del sistema sanitario que se rompen el lomo todos los días, arriesgando su salud y la de su familia. Proceder de esta manera es típico de un déspota con una mentalidad perversa. A mi modesto modo de ver, y lo digo con respeto, Gerardo Morales no está en sus cabales.

A estar mal pagos, precarizados y sin los insumos de seguridad adecuados, los trabajadores de la salud tienen que sumar esta extorsión de parte del gobernador. Esto es insoportable, no lo vamos a tolerar.

El decreto incluso habla de penas de “arresto y/o inhabilitación”, pero también de multas que irían desde $40.000 hasta $1.000.000. ¿Cuánto cobra un profesional de la salud en Jujuy?

Un profesional contratado bajo la ley 4413 cobra alrrededor de $35.000 y uno de la carrera médica hospitalaria -que nuclea a médicos, farmacéuticos, odontólogos y bioquímicos- cobra unos $42.000. Te imaginarás con qué solvencia podrían afrontar una multa de este tipo.

De todas formas, y más allá de los aspectos judiciales o económicos, la respuesta que merece este atropello es política. Y en este sentido, hay algo que quiero decir porque me llama la atención, y es el trato mimoso que existe entre Alberto Fernández y Gerardo Morales. No encontramos explicación a esta posición, y de alguna manera se lo vamos a hacer saber al Presidente cuando la próxima semana venga a Jujuy.

Siendo que en sus políticas fue el mejor alumno de Macri, no entendemos el trato que recibe. Y Esto no quiere decir el descuido y abandono, porque la provincia necesita la ayuda de Nación. Pero una cosa es la ayuda concreta y profesional, y otra cosa son los mimos políticos que van y vienen.

Lo primero que se me ocurre es que lo que menos necesita el Presidente en este momento es atizar una crisis política en una provincia tan afectada por la pandemia…

No pretendemos eso, pero no nos explicamos el trato preferencial y la conciliación frente a los desmanejos del gobernador. Y me refiero al aspecto sanitario, pero también a la política en general.

También te puede interesar: Jujuy: “Hay familiares, amigos y compañeros que fallecen en sus casas”

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas