Redacción Canal Abierto | El Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC) construyó, en el marco de la Ley 5.799 de Urbanización del barrio Playón de Chacarita, 678 departamentos para relocalizar a las familias del Barrio Fraga. Hasta el momento, sólo 96 de estas unidades fueron otorgadas y los negociados no tardaron en aparecer.

Cien unidades debían ser entregadas en mayo, pero a raíz de la pandemia las mudanzas fueron suspendidas. Hoy, incluso con las medidas de flexibilización que comunicó el gobierno porteño, las entregas siguen frenadas.

“Cuando comenzó la pandemia el IVC desapareció totalmente. Después se creó la mesa de crisis y peleamos mucho para que no abandone las comisiones de emergencias. También planteamos el problema de las prioridades en las viviendas, porque no nos parece que tengan que dejarlos sin darles una solución. Hay familias con factores de riesgo, otras que están sin agua, niños con discapacidad, mujeres que sufren violencia de género”, informó Maryluz Zambrana, vecina de Villa Fraga y referente de CTA-A.

Y agregó: La necesidad de la vivienda es amplia y eso en el comité de emergencia lo discutimos. A algunos, a base de mucha insistencia, los mudaron, pero muchos siguen en espera. Lo que pedimos es que nos informen cuáles son los criterios para entregar las viviendas porque estamos viendo muchas irregularidades, con entregas a dedo de gente funcional a ellos, o a personas que no son del barrio. Están haciendo un negociado con esa gente y no nos parece correcto”.

Pero la gota que rebalsó el vaso e hizo que los reclamos al IVC aumenten sucedió el lunes de la semana pasada. Un nene de cuatro años se cayó de un tercer piso del edificio precario donde su familia con cinco hermanos más alquila. Esta familia tiene una vivienda asignada en el nuevo complejo, pero no se la entregan. “Hoy ese nene está en terapia intensiva y a esta familia siguen sin darles respuestas. De haberle dado prioridad esto no hubiera pasado. Pero el IVC se lo negó, trató mal a la mamá y la ninguneó. A raíz de esto surgieron más casos de vecinos que atraviesan situaciones similares”, explicó Zambrana.

Una necesidad básica

Cabe aclarar que los departamentos serán financiados por el IVC a 20, 30 y 40 años, con cuotas fijas que irán entre los 1.000 y los 12.000 pesos, según el ingreso familiar, sin superar el 20% del presupuesto familiar, según determina la Ley 5788, de reurbanización del Playón Chacarita, sancionada en 2017.

En este sentido, Zambrana destacó: “Tiene que haber un plan de respuesta a la vivienda. Acá en el caso del Playón no es que las viviendas se las van a regalar, la gente las va a pagar, van a designar el 20% de sus ingresos a 40 años, pero hay casos prioritarios que necesitan estar en mejores condiciones. Nadie pide que nos regalen una vivienda, no queremos llegar a una toma. Uno llega a los barrios vulnerables porque lo necesita, porque afuera no llega. A una toma se llega porque no encuentran solución, no encuentran respuestas”.

También te puede interesar: Guernica, segundos afuera

En cada ocasión que los vecinos llegaron al IVC sólo fueron recibidos por trabajadores o funcionarios que desconocían los detalles de la situación. Al día de hoy, el titular del IVC, Juan Maquieyra sigue sin dar la cara o brindar alguna solución. Mientras, los vecinos continuarán reclamando su presencia hasta que las respuestas concretas lleguen.

Recibí más periodismo de este lado

Nuestros temas