Redacción Canal Abierto | “Vamos todos a luchar, todos los niños del mundo merecemos un lugar. A jugar, a cantar, que me escuchen cuando hablo y que no me hagan llorar”. Así, al son del canto de niños y niñas, organizaciones sociales y familiares se concretó la marcha por el primer aniversario del asesinato de las niñas argentinas de once años, Lilian Mariana y María Carmen, en manos del ejército de Paraguay el 2 de septiembre de 2020.

Pasado el mediodía, la concentración comenzó en Las Heras y Pueyrredón, donde los manifestantes se encontraron con una embajada paraguaya totalmente vallada y con abundante cantidad de efectivos policiales en los alrededores.

Myrian Villalba, madre de Lilian, dijo a Canal Abierto: “Una vez más estamos acá, al cumplirse un año del doble infanticidio cometido por el Estado paraguayo contra nuestras niñitas Lilian y María Carmen. Grande fue la sorpresa al encontrarnos con la embajada vallada. Ni siquiera eso nos permiten hacer, por lo menos estar frente a ese edificio que representa a un Estado infanticida. Nuevamente podemos notar que las fuerzas represivas defienden a este gobierno terrorista”.

Y aseguró: “No nos van a callar, no nos van a debilitar. Seguiremos acá exigiendo justicia para nuestras niñitas, exigiendo la aparición con vida de Lichita, exigiendo por la libertad de Laura Villalba, presa por maternar, madre de María Carmen, porque ni siquiera nos dieron la posibilidad de poder velar los cuerpitos de nuestras niñitas”.

Por su parte, Laura Taffetani, abogada de la familia e integrante de la Gremial de Abogados de Argentina, sostuvo: “Estamos acá, no sólo para recordar el aniversario, si no para pedir justicia por las niñas y la aparición con vida de Lichita. También pedimos la libertad de Laura y Carmen Villalba, que se encuentran presas ilegalmente en Paraguay. Seguiremos luchando como lo hemos venido haciendo cada 2 de cada mes. Ahora lo grave es que estamos a un año y no hubo noticias de avance de la causa ni tampoco de Lichita”.

Te puede interesar: “El presidente paraguayo es un infanticida, un terrorista”

Entre lágrimas, Mariana de Jesús Ayala López, abuela de las niñas asesinadas y de Lichita,  expresó: “Es difícil recordar esos momentos tan tristes que pasamos al enterarnos de todo lo que pasó. Es difícil olvidar. Tenemos que seguir luchando porque tengo muchos nietos y nietas que tienen que seguir adelante y tienen sueños por cumplir, así como los tenían María y Lilian”.

También denunció: “A los responsables no se los condenó, al contrario, se los condecoró por un trabajo bien realizado según dijo el presidente de la república paraguaya, que piso sobre nuestras niñitas festejando la hazaña. Nosotros estamos decididos a seguir adelante, y lo que pido es que las organizaciones sociales cada día se unan más, porque el pueblo tiene que salvar al pueblo. No hay otra opción”.

Finalmente, frente a las vallas, el acto fue encabezado por los niños y niñas de las distintas organizaciones sociales y de niñez que acompañan el pedido de justicia de la familia Villalba, quienes reclamaron: “No somos terroristas ni somos un peligro. Ir a visitar parientes en Paraguay no tiene nada de malo y nadie puede matarte por eso. Los niños tenemos derecho a jugar, a divertirnos y no tener miedo. Tenemos derecho a vivir y ser libres. Queremos la aparición de Lichita y que se reúna con su familia. Al ejército paraguayo le pedimos que paren de matar”.

 

Recibí más periodismo de este lado

Archivo historico