Redacción Canal Abierto | En consonancia con la multitudinaria Marcha Federal de los docentes que inundó el centro porteño, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) marchó desde la Jefatura de Gabinete hacia el Ministerio de Modernización en reclamo de paritarias sin techo y el cese de los despidos.

Luego, cientos de trabajadores y trabajadoras estatales de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires junto a organizaciones sociales, esperaron en la esquina de Plaza de Mayo a los miles de maestros para acompañar la gran marcha educativa.

Contra los despidos”, “la reincorporación de las y los despedidos”, “paritarias sin techo y con un piso del 38%”, “para que se destraben los 8300 concursos congelados” y la exigencia  de que “el Ministerio no intervenga en las elecciones de Juntas Internas” fueron las consignas convocantes. Como exigencia de fondo, ATE reclamó por un cambio de modelo económico que no descargue el ajuste en los trabajadores.

“Necesitamos perforar el techo del 18% porque así se debilita el proyecto de Macri y Vidal de descargar la crisis sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables”, aseguró Oscar “Colo” de Isasi,  secretario general bonaerense.

La advertencia del dirigente estuvo orientada a los representantes paritarios del Estado nacional y de todas aquellas administraciones que todavía no convocaron a negociaciones salariales. Su distrito -la provincia de Buenos Aires- fue en verdad uno de los primeros donde se selló un aumento de salario. A fin de año pasado, Vidal y UPCN suscribieron un magro 18% en cuotas, bajo la disconformidad de ATE.

De Isasi también celebró la convocatoria realizada por la CGT al paro general del 6 de abril:  “Nosotros lo parimos cuando aquel 24 de febrero nos cargamos al hombro la pelea contra el ajuste”, dijo en referencia a la histórica marcha estatal a Plaza de Mayo.

Los estatales también hicieron hincapié en el cese de los despidos registrados en algunos organismos nacionales. La sede de la protesta no fue elegida al azar: su responsable, Andrés Ibarra, había asegurado al sindicato meses atrás que no habría más cesantías. Se sabe, por otro lado, que cualquier variante en la planta de trabajadores del Estado pasa, justamente, por Ibarra.

En otro tramo del acto, Mario Muñoz, secretario gremial del gremio, afirmó que “en unidad de acción hoy todos los de ATE somos trabajadores docentes”.Nosotros también tenemos trabajadores de la educación y por esos compañeros exigimos que se abran las paritarias en la provincia de Buenos Aires, para que tengan oportunidad de discutir nuevamente el salario que entregaron los otros gremios”, agregó.