Redacción Canal Abierto | Todavía no se habían desconcentrado los miles que participaron de la marcha a Plaza de Mayo cuando el Presidente de la Nación dio inicio a un encuentro con un de jóvenes que consiguieron su primer empleo.

Si bien desde Presidencia aseguraron que el encuentro no tuvo relación con la movilización de la CGT, las CTA y movimientos sociales, el propio Macri realizó un tiro por elevación a la misma: “Tenemos que comunicarnos, no perder energía en movilizarnos a no sé qué, como veíamos hace unas horas. Eso es una pérdida de tiempo que no nos lleva a ningún lugar”.

Al igual que en tantas otras apariciones públicas, el Presidente resaltó el rol de los emprendedores en la economía, claro guiño desde una perspectiva liberal respecto del rol de las patronales en la creación de empleo.

En julio de 2016 el Congreso de la Nación aprobó un proyecto de ley presentado por el Ejecutivo para crear el Régimen de Primer Empleo para jóvenes de entre 18 y 24 años. Se trata de una baja en los aportes patronales jubilatorios, a los del Fondo Nacional de Empleo y del Régimen de Asignaciones Familiares.

En Argentina la desocupación hoy es del 9,2 por ciento, pero sin lugar a dudas el sector mas castigado es el de los jóvenes. Se calcula que en los menores de 25 años el desempleo alcanza a un 24,6 por ciento. Es decir que uno de cada cuatro no consiguen empleo. Además se estima que este sector tiene las mayores tasas de empleo en negro e inestabilidad laboral.

Una evaluación sobre las distintas políticas para fomentar el empleo joven en la región de la OIT señala que “si el objetivo es que los más vulnerables consigan un empleo formal, los subsidios a la contratación de jóvenes por sí sólo no ha llevado a los resultados esperados. Estas políticas tienden a beneficiar a quienes ya estaban en una mejor situación en el mercado laboral”.