Redacción Canal Abierto | El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) publicó un nuevo informe con datos alarmantes: 13.500.000 de argentinos se encuentran bajo la línea de la pobreza. Según una definición del propio estudio, este 31,4% de la población no puede acceder a un “conjunto de bienes y servicios básicos necesarios para la subsistencia”.

Sin embargo, aún más crítica es la situación de aquellos 2.500.000 que están en la indigencia. Es decir, no cuentan con los recursos suficientes para adquirir productos indispensables para alimentarse adecuadamente.

De todas maneras, cabe aclarar que los datos correspondientes al tercer trimestre de 2017 no resultan del todo disruptivos, sino mas bien forman parte de una tendencia que se profundizó a partir de diciembre de 2015. Incluso durante los últimos meses, distintos informes dieron cuenta de la caída del poder adquisitivo del salario, el aumento de la malnutrición infantil y la pauperización de las condiciones sociales en el conurbano, la región mas populosa del país.

El informe de la UCA deja al descubierto otros datos perturbadores, como es el hecho de que el 48% de la población que vive bajo la línea de pobreza sean niños de entre 0 y 14 años. O bien, que en los últimos siete años la franja etaria donde más creció la pobreza haya sido en los mayores de 60: en 2010 pasó de representar un 6,6% del total para hoy alcanzar el 10%.

Por otro lado, se observa que la proporción de mujeres indigentes 7 % es mayor que la de varones, 5,5%. Lo mismo ocurre con la pobreza: 36,1 % entre las mujeres y 29,7 % entre los hombres.

Además, desde el punto de vista regional, el Gran Buenos Aires lidera el triste ranking con el 37,4% de los pobres y el 7,9% de los indigentes.

Otra de las conclusiones que arroja este análisis es la ampliación de la brecha al interior de los trabajadores. A continuación, el cuadro ilustra dicha tendencia:

 

en octubre

Nuestros temas