Redacción Canal Abierto | Poco le importa al Gobierno que las inmediaciones del Congreso estén atestadas de manifestantes, ni mucho menos el rechazo unánime de los especialistas en previsión social. La atención de los mandamás de Casa Rosada, en cambio, está puesta en otros lados: en primer lugar, la rosca con los gobernadores y bloques no aliados (no opositores) para asegurar los votos prestados; y en segundo término, con el accionar del desproporcionado operativo de Seguridad a cargo de la ministra Patricia Bullrich.

El gobierno necesita de 129 diputados sentados en sus bancas para alcanzar el quórum, y así dar inicio a lo que probablemente se convierta en una de las jornadas legislativas más polémicas de los últimos años.

Según su propio “minuto a minuto legislativo”, Cambiemos confía haber alcanzado dicha cifra para, de esta manera, superar el primer escollo y aprobar la medida que afectará el bolsillo de 17 millones de personas, entre ellos trabajadores activos, jubilados y quienes cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH).

A los 107 votos asegurados del bloque oficialista, Cambiemos busca sumar los 22 restantes con el apoyo que podría obtener del interbloque Argentina Federal (integrado por 35 diputados), del que forman parte los peronistas de Córdoba, Tucumán, Misiones y Santiago del Estero.

Por otro lado, los partidos representantes del arco opositor sumarían 126 legisladores para votar en contra del proyecto, entre ellos el Frente Para la Victoria, el Frente Renovador, la izquierda, Libres del Sur y el Movimiento Evita.

Aunque más cercano al macrismo, los cuatro legisladores que responden a Martín Lousteau anticiparon su voto en contra, pero le darán quórum.

Voces del Congreso

promoción

Nuestros temas