Redacción Canal Abierto | “Si no hay inversión en capital humano, no hay seguridad operacional garantizada”, sentencia Marcelo Belelli, delegado e integrante de la Mesa de Coordinación Nacional de la Asociación Trabajadores del Estado en ANAC, organismo descentralizado cuya misión consiste en normar, regular y fiscalizar la aviación civil argentina.

Desde el 1 de agosto de 2016 y producto de la Ley que creó la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) – empresa del Ministerio de Transporte encargada de brindar los servicios de planificación, dirección, coordinación y administración del tránsito aéreo-, El Palomar cuenta solamente con personal militar. Dicha norma también establecía que el aeropuerto sólo iba a servir para operaciones militares.

“Por entonces el personal civil que trabajaba ahí fue retirado, y lo reemplazaron con personal militar. No cuentan con la misma experiencia en cuanto a tránsito aéreo, sobre todo porque durante el último tiempo el aeropuerto operó muy poco”, explica el delegado de ATE, y agrega: “Desde ATE siempre nos opusimos a la militarización de El Palomar o cualquier aeropuerto”.

En este sentido, Belelli advierte que “no se vislumbra inversión ni desarrollo del capital humano desde que anunciaran su utilización para vuelos civiles. Esto es algo fundamental en cuanto a control y tránsito aéreo”.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, anunció en septiembre pasado que la base aérea de El Palomar se iba a transformar en el tercer aeropuerto de la zona metropolitana –después del de Ezeiza y Aeroparque– para ser utilizado por las llamadas empresas “low cost”, de bajo costo. A fines de junio, Transporte le otorgó a la empresa Fly Bondi la concesión para volar desde la base en El Palomar y el 28 de diciembre  el presidente Mauricio Macri firmó un decreto mediante el cuál creó el aeropuerto de El Palomar y lo incorporó al Sistema Nacional de Aeropuertos.

“Ahora, a un año y medio de aquella decisión, sale a la luz una incongruencia y la falta de planificación del Gobierno. Estamos hablando de un riesgo para la seguridad aérea”.

Por otra parte, el delegado de ATE ANAC aclara: “Nosotros no estamos en contra de ningún desarrollo de la industria, y creemos que la creación de un nuevo aeropuerto implica siempre un potencial desarrollo económico para la zona”.

Inspeccionaron la base de El Palomar por las denuncias contra el nuevo aeropuerto

Una jueza federal realizó el procedimiento tras denuncias de vecinos y organismos de derechos humanos. Se constató que se están realizando obras y la justicia debe resolver si las suspende.

A las puertas de la base aérea hubo una manifestación de vecinos de la zona y de integrantes de organizaciones de derechos humanos. “NO al aeropuerto trucho El Palomar”, decía una de las banderas que llevaron. Otra retrataba las fotos de las personas detenidas y desaparecidas que estuvieron en el centro clandestino de detención que funcionó en la base aérea durante la última dictadura militar. Estuvo presente y participó de la inspección Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plazas de Mayo – Línea Fundadora.

Nuestros temas