Redacción Canal Abierto | Desde las 8 de la mañana, trabajadores y trabajadoras nucleados en ATE, la CTA Autónoma y en diversos gremios afectados por los recortes, marcharon desde Puente Pueyrredón para llegar al mediodía en la Plaza Congreso donde se encuentra el acampe desde este lunes en reclamo contra el ajuste y los depidos.

Acompañando la marcha estuvieron los despedidos del Hospital Posadas, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Fabricaciones Militares de Azul (FANAZUL), Cresta Roja, PepsiCo, Ferrobaires y los mineros de Río Turbio, quienes se concentraron en 9 de Julio y Avenida de Mayo para marchar hacia el Congreso en reclamo de sus derechos.

También se sumaron las organizaciones sociales Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y CTEP.


Mientras se desarrollaba la movilización de manera pacífica, la policía comenzó la represión a los trabajadores golpeando, tirando gas pimienta y gases lacrimógenos. Varios manifestantes fueron detenidos, entre ellos Ernesto Uribe, minero de Río Turbio, quien fue trasladado a la Comisaría 3era. Sus compañeros exigen la liberación inmediata.

“Veníamos avanzando, la policía con intencionalidad nos empezó a pechear, se llevaron detenido a un compañero y nos dijeron que hasta que no nos desconcentremos no lo iban a largar. Decidimos quedarnos acá hasta que nos larguen, no nos vamos a mover de acá hasta que no liberen al compañero”, declaró uno de los delegados de la minera.

Paradójicamente, uno de los motivos expuestos al convocar esta semana de lucha fue el derecho a movilización, ya que el Gobierno ha criminalizado la protesta social desde que asumió.

A pesar de los incidentes, la marcha continuó, y si no liberan a los reprimidos, los sindicalistas anunciaron que marcharán hacia la comisaría donde fueron trasladados.

Fotos: Luciano Dico

Lanzamiento

Nuestros temas