Redacción Canal Abierto | El Sindicato de Pasteleros se prepara para un nuevo acto electoral a realizarse en agosto. Días atrás se efectuaron dos asambleas para elegir la junta electoral. La última tuvo fuertes actos represivos hacia el sector opositor por parte del actual titular del gremio, Luis Hlebowicz.

El líder de la Lista Verde no cuenta con el apoyo de la mayoría de los 37.000 trabajadores que nuclea el sindicato. ¿Los motivos de su continuidad en el cargo? El fraude electoral y la cercana amistad con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

“En la asamblea ordinaria, donde se dirimen la memoria y los balances, y se proclama al presidente del gremio, la irregularidad más grande fue que al sector opositor y a los compañeros que veníamos de las fábricas no nos dejaron participar. Pusieron vallas y patovicas para no dejarnos entrar y no tener voz en ese recinto. El Ministerio de Trabajo nos impugna la asamblea porque en ese marco no se podía votar. Éramos un cuadro detrás de la asamblea mientras ellos pretendían votar”, comenta Ezequiel Barbeito, delegado del Sindicato de Pasteleros por la Lista Celeste y Blanca.

Mientras tanto, la asamblea extraordinaria, donde se elige la junta electoral, que se encarga de la confección de padrones, la oficialización de las listas y la ubicación de las urnas, también tuvo anormalidades. “Para esta asamblea lo que pasó fue que contrataron 700 barrabravas para ocuparse de la custodia y que dejaran pasar toda la gente sin identificación. Esta gente entra, levanta la mano y vota. Sólo había 200 trabajadores genuinos de parte de ellos y nosotros llevamos cerca de 800”, relata el delegado.

Hlebowicz lleva 25 años al frente de la mutual y las denuncias sobre fraude en sus elecciones no es algo nuevo. Al respecto, Barbeito, expresa: “Una de las formas que él tiene para sumar voluntades y que lo apoyen es pagando a la gente. Hace muchos años que está en el poder y el abandono hacia los trabajadores en ese tiempo fue muy grande. Así que lo único que le queda es, primero, hacer fraude en la junta electoral, y después en las elecciones. Sus opciones son preparar gente trucha en los padrones, pagar a personas para que vayan a votar, robando o quemando urnas. Cualquier práctica que sea antidemocrática”.

Ante la impugnación de la primera asamblea y el aval de Triaca a la elección de la junta electoral, la Lista Celeste y Blanca agotó todas las instancias de reclamos. “Nosotros apelamos a la Justicia para que esto se resuelva. El Ministerio hasta ahora no ha fallado de ninguna manera y ha encajonado esos expedientes. Los veedores que estaban en la asamblea miraron para el costado mientras los 700 barrabravas levantaban la mano y votaban, y hasta el día de hoy lo siguen haciendo”, explica el representante de la oposición.

El sindicato hoy cuenta con 37.000 trabajadores, cuyos sueldos rondan entre los $ 6.000 y $ 12.000 por mes. En mayo, cuando ya se habían reelaborado las metas inflacionarias, Hlebowicz se unió al “Club del 15%” en los acuerdos paritarios, fundado en su mayoría por los amigos de Triaca.

Además, el Gobierno gira alrededor de $ 1.000 millones al sindicato en concepto de capacitaciones. Sin embargo, los trabajadores deben pagar desde $2.500, más matrícula, materiales y uniformes para poder seguir perfeccionándose.

“En una paritaria del 15%, con la inflación y la canasta básica como están, tenemos una pérdida de poder adquisitivo grandísima. Además está el abandono del sindicato a los puestos de trabajo, con condiciones muy precarias porque nadie defiende al trabajador. A esto se suma el miedo y la presión que intentan poner a los trabajadores para que voten a la Lista Verde, y también el pago de voluntades”, explica Barbeito.

El 27 y 28 de agosto se realizarán los comicios para elegir a la nueva conducción. Se llevarán a cabo en las 10 sedes del sindicato durante el primer día, y en las fábricas en el segundo.

Los trabajadores detectaron irregularidades en esto también. En primer lugar se crearon dos sub sedes, en Pergamino y Luján, que no pertenecen al sindicato. El segundo día de elecciones se da en las fábricas. Con respecto a esto denuncian: “Pusieron el horario de votación entre las 10 y las 18, sabiendo que todas las fábricas trabajan en el turno noche, y no los dejan participar. Como ellos saben que tienen las fábricas perdidas, hacen esas trampas para que no puedan votar. También nos enteramos que Triaca podría intervenir el sindicato en el caso de que Hlebowicz pierda. Por eso nosotros ya hicimos las notas pertinentes a la junta electoral, al Ministerio, y ahora también a la Justicia para que esto se ponga en regla y pueda haber participación de todos los trabajadores”.

 

Ver entrevista completa

en octubre

Nuestros temas